“Nueva Vida” para mujeres coraje

MTA
MTA

Mitzi Macías
Washington Hispanic

ara entender mejor el papel que desempeña dentro de la comunidad hispana, Washington Hispanic conversó con su directora ejecutiva Astrid Jiménez, quien hace un llamado a las mujeres hispanas para que piensen en sí mismas, como una prioridad en cuanto a su salud, y no dejen pasar la oportunidad de salvar sus vidas con simples pasos a seguir.

Washington Hispanic: ¿Cuál es la labor que realiza Nueva Vida?

Astrid Jiménez: Nueva Vida existe desde hace casi 20 años y somos un recurso para las mujeres hispanas que tienen cáncer. Nueva Vida no es una clínica. Somos una organización que ofrece una serie de programas culturalmente apropiados y en español para ayudar a las mujeres hispanas a lidiar con su enfermedad.

W.H.: ¿Cuáles son los programas que ofrece?

A.J.: Desarrollamos programas de enlace comunitario, educación, navegación de pacientes y servicios de apoyo mental, todo sumado a un componente de investigación.

W.H.: ¿Nueva Vida sólo sirve a personas con cáncer? ¿No admite a personas con otros tipos de problemas de salud?

A.J.: Correcto, sólo estamos enfocados en cáncer. En sus inicios Nueva Vida fue fundado por personas que sufrieron cáncer de seno y por profesionales de la salud. Uno de nuestros fundadores es el doctor Elmer Huerta.

W.H.: En el tiempo que está bajo la dirección de Nueva Vida, ¿cuáles han sido los retos que ha enfrentado en lo que respecta al trabajo de mujeres que padecen cáncer?

A.J.: Los retos más grandes son, en primer lugar, la educación, porque muchas de nuestras mujeres todavía no están educadas acerca de los diferentes tipos de cáncer y de sus síntomas, así como de los diferentes recursos que existen para hacerse las mamografías. En segundo término, debido al sistema de salud tan fragmentado en el país, las mujeres no saben adónde ir y además muchas no tienen seguro médico. Otra de las grandes barreras es el transporte porque hay muchas mujeres que quieren hacerse los exámenes y no tienen cómo llegar a los hospitales. Pero el principal reto es que la mujer hispana, por su misma cultura, se pone en el último lugar.

W.H.: ¿Quiere decir que la mujer hispana tiende a dejarse en un segundo plano?

A.J.: Absolutamente. Eso se ve en muchos aspectos de salud. Ponte en sus zapatos, tienen dos o tres trabajos, deben cuidar a sus hijos y al esposo… y ellas van quedando atrás, incluso si sienten algún síntoma.

W.H.:¿Cuál es la incidencia de cáncer que afecta más a la comunidad hispana?

A.J.: Es necesario saber que el cáncer de seno es el que causa más muertes en las mujeres hispanas. Un 17% de la población en EEUU es hispana y los estimados para 2015 era que las mujeres hispanas registran casi 20 mil nuevos casos de cáncer, entre ellos 2.100 cánceres de ovario y mil cánceres de útero. Los estimados de muertes en mujeres hispanas por el cáncer de seno es de 2.800, de ovario 1.100 y de útero 70, anualmente.

W.H.: ¿Cuáles son sus recomendaciones?

A.J.: Si tienes 40 años debes empezar a hacerte las mamografías, según recomiendan las guías de la CDC y de la Sociedad Americana de Cáncer. El problema con las mujeres hispanas es que no se hacen exámenes de detección, y cuando se lo hacen y se les encuentra cáncer ya está muy avanzado. Por eso es la alta tasa de mortalidad.

W.H.:¿De qué manera Nueva Vida educa a este grupo de mujeres?

A.J.: A través de nuestro programa de enlace comunitario vamos a los lugares donde se congregan los hispanos, estamos en ferias de salud, lavanderías o mercados hispanos. Damos información sobre el cáncer, concedemos entrevistas en radio y como en esta oportunidad ofrecemos esta clase de entrevistas a los medios. Encontramos a las personas y les hablamos de la importancia de la prevención y cómo las podemos ayudar a conseguir una mamografía a bajo costo o hasta gratis, según sea el caso. Si la mamografía no sale limpia y hay la posibilidad de que exista un tumor o un bultito y se necesitan más exámenes también las asistimos.

W.H.: ¿A cuántas personas atiende Nueva Vida?

A.J.: Tocamos las vidas de unas 3.500 personas al año, porque no solo ayudamos a la mujer con cáncer sino también a las personas alrededor de ella.

W.H.: ¿Si tuviera que darle tres consejos a la mujer hispana, qué les diría?

A.J.: Primero, que conozca su cuerpo porque la mujer sabe cualquier cambio que pueda estar sucediendo. Si usted tiene 40 años vaya a hacerse una mamografía. Si siente un bultito o tiene el pezón invertido o algún sarpullido debe buscar de inmediato atención médica porque puede ser un indicio que tiene cáncer. Y si tienen a sus madres anímenlas a hacerse la mamografía. Tienen que pasar la voz para difundir este mensaje de salud.

W.H.: ¿Qué les diría a esas mujeres que por falta de dinero y de información evitan ir a este tipo de control?

A.J.: Si una mujer tiene seguro médico por ley bajo Obamacare le tienen que hacer la mamografía gratis porque es un aprueba de prevención. Si no tiene seguro también puede hacerse la mamografía porque ahí entramos a tallar nosotros. No hay pretextos, solo llamen a Nueva Vida porque nosotros podemos a ayudar a la mujer a conseguir una mamografía siempre y cuando cumplan ciertos parámetros.

W.H. ¿Sólo atienden a personas que residen en Washington DC?

A.J.: No, trabajamos en toda el área metropolitana de Washington y también tenemos una navegadora de pacientes en Baltimore. Tenemos grupos de apoyo mental en Richmond, Washington DC y estamos tratando de llegar cada vez a más personas.

W.H. ¿Quiénes están a cargo de los grupos de apoyo?

A.J.: El grupo de apoyo está dirigido por una profesional de salud junto a personas voluntarias, muchas de las cuales han sido pacientes de cáncer y han vencido a la enfermedad. Eso ayuda mucho

W.H.: ¿Por qué el nombre de Nueva Vida?

A.J.: Es porque nosotros somos una nueva esperanza para las mujeres con cáncer. Damos una ‘nueva vida’ porque aquellas personas que tiene cáncer o pasan por un diagnóstico de cáncer o piensan que tienen cáncer se sienten devastadas. Aquí en Nueva Vida les damos la mano y las ayudamos con su nueva vida.

W.H.: ¿Cómo contactarse con ustedes?

A.J. Nos pueden llamar por teléfono y hacemos las gestiones para tramitar una cita. No somos una clínica, no ofrecemos servicios médicos ni realizamos mamografías de manera inmediata. Pero, eso sí, trabajamos estrechamente con hospitales y referimos a las personas que necesitan realizarse las mamografías. Para más información llamar al (202)-223-9100.

W.H. ¿Hoy en día qué se puede esperar del cáncer?

A.J.: El cáncer no es una sentencia de muerte. Hace 50 años años podría haber sido así, pero la medicina ha avanzado mucho y el cáncer ya no es más una sentencia de muerte. Por eso debemos estar informados, educados y pasar la voz dentro de nuestras comunidades.