Trabajar Desde Casa puede afectar su Salud

Debido a la pandemia, muchas personas están trabajando desde casa por necesidad, no por elección, lo que contrarresta gran parte de la satisfacción laboral que a menudo viene con el trabajo flexible. 

MTA

Trabajar desde casa tiene muchos beneficios, siendo el más esencial ayudar a detener la propagación del COVID-19.

Algunas ventajas adicionales incluyen ahorros de dinero, más tiempo con la familia y la independencia geográfica que viene con los viajes diarios inexistentes.

Sin embargo, con un estimado del 42 por ciento de la fuerza laboral estadounidense trabajando actualmente desde casa, varios problemas de salud también se han vuelto más frecuentes.

Además de los problemas de salud mental que conlleva este nivel de aislamiento, muchos trabajadores remotos también están experimentando un aumento del dolor musculoesquelético.

Sin embargo, estos problemas de salud a menudo no se tratan, ya que las personas evitan los centros de atención médica.

Desde la falta de horas estructuradas que conducen a más tiempo en tu escritorio y el contacto limitado en persona que influye en la salud mental y emocional, a continuación, se presentan algunas de las principales implicaciones de salud asociadas con el trabajo remoto (y lo que puedes hacer al respecto).

Salud Mental

Por más conveniente que sea Zoom, nada reemplaza una conversación en persona.

Cuando se trata de salud mental, muchos trabajadores remotos experimentan niveles más altos de depresión, ansiedad e incluso estrés debido a la falta de conexión personal.

Otro factor que puede influir en tu salud mental (y física) es la cantidad de horas que trabajas.

Debido a la falta de un horario fijo y una rutina que viene con el trabajo desde casa, muchos trabajadores en los EE. UU. están experimentando agotamiento por trabajar demasiado.

Posibles Soluciones:

  • Salir de casa.
    Aunque esto podría no ser posible para todos, una de las mejores formas en que puedes mejorar tu salud mental es dando un paseo o tomando una taza de café en un café local.
  • Es probable que el aire fresco y el ejercicio no solo mejoren tu estado de ánimo, sino que la posibilidad de una conexión en persona también te ofrecerá una sensación de normalidad.
  • Programe encuentros virtuales (o socialmente distanciados).
  • Es probable que muchos de tus amigos y colegas estén experimentando el mismo tipo de desconexión en sus relaciones personales y profesionales, así que considera programar una reunión virtual para ponerse al día.
  • Si te sientes cómodo con eso, una reunión socialmente distanciada con un amigo o dos es otra excelente manera de revivir ese sentido de conexión.
  • Cíñete a un horario.
  • Para establecer un horario constante, considere usarlos últimos 20 minutos de su día laboral para planificar su horario del día siguiente.
  • Si no confía en usted mismo para ceñirse a una rutina establecida, considere la posibilidad de buscar a un amigo responsable (como un amigo, compañero de trabajo u otra persona significativa) para que lo mantenga encaminado.
  • Seleccione un «activador» relacionado con el trabajo.
  • Para algunas personas, es vestirse con ropa de trabajo a primera hora de la mañana y prepararse una taza de café.
  • Para otros, es dar una caminata corta y escuchar un podcast para simular un «viaje cotidiano». Sea lo que sea, asegúrate de que tu espacio y tu rutina te den la sensación de empezar tu jornada laboral.

Salud Física

No es ningún secreto que un aumento en el comportamiento sedentario conduce a un aumento de otros riesgos relacionados con la salud, como la hipertensión arterial y la diabetes.

Dado que muchos trabajadores actualmente trabajan más horas (a menudo en un entorno de oficina mal construido), también existe un mayor riesgo de dolor musculoesquelético, especialmente en el cuello, la espalda y las caderas. Y no olvides la tensión adicional en tus retinas, como resultado de largas horas mirando tu pantalla.

No es ningún secreto que un aumento en el comportamiento sedentario conduce a un aumento de otros riesgos relacionados con la salud, como la hipertensión arterial y la diabetes.

Dado que muchos trabajadores están trabajando actualmente más horas (a menudo en un entorno de oficina mal construido), también hay un mayor riesgo de dolor musculoesquelético, particularmente en el cuello, la espalda y las caderas. Y no olvides la tensión adicional en tus retinas, como resultado de largas horas mirando tu pantalla.

Posibles soluciones:

  • Toma descansos breves cada hora aproximadamente.
    Al obligarte a alejarte de la computadora durante 10 a 20 minutos, no solo estás descansando la vista, sino que también le brindas a tu cuerpo algo de alivio.
  • Invierte en equipos de oficina funcionales.
    Ya sea simplemente una silla ergonómica que ayuda con la postura o un escritorio de pie para ayudar a aliviar parte de la tensión en tu cuello, la calidad de los muebles de tu oficina puede tener un gran impacto en su salud. Las pelotas de ejercicio y los escritorios para andar en bicicleta también son excelentes alternativas.
  • Cuida tus ojos.
    Invertir en un par de anteojos con filtros de luz azul no es una mala idea si tu trabajo requiere que pases largas horas frente a tu pantalla.
  • Si a menudo experimentas sequedad en los ojos al final del día, lubricarlos con unas gotas hidratantes para los ojos es otra solución rápida.

Salud Nutricional

Desde la adopción de un calendario de comidas no convencionales para volver a los aperitivos poco saludables, es probable que trabajar desde casa haya pasado factura en tu nutrición.

Debido a que la despensa está a tiro de piedra, también es fácil caer en el hábito de comer sin sentido.

El aumento de peso, la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas son solo algunos problemas de salud que pueden surgir a partir de esta falta de intención en torno a tu horario de alimentación.

Soluciones posibles:

  • Preparación de comidas.
  • Tal como lo harías si fueras a una oficina real, considera preparar tu almuerzo (y tal vez incluso la cena) el día anterior. Para ahorrar tiempo, incluso puede asignar una o dos horas durante el fin de semana para preparar la mayoría de las comidas de la semana.
  • Esto te da la oportunidad de pensar en lo que está comiendo con anticipación para no tener que recurrir a lo más conveniente.
  • Rodéate de bocadillos saludables en porciones.
  • Si tu despensa está llena de totopos y tu refrigerador rebosa de bebidas azucaradas, es natural que recurras a ellas cuando necesites un estímulo rápido.
  • Considera tener algunos bocadillos saludables en porciones, como una pequeña bolsa de nueces mixtas o rodajas de manzana, a tu alcance.
  • Evita el exceso de azúcar.
  • Si tus niveles de energía están disminuyendo, es tentador buscar un bocadillo dulce. Sin embargo, el exceso de azúcar suele ser el culpable de muchas enfermedades cardiovasculares.
  • La fruta fresca es una gran alternativa si te apetece algo dulce, mientras que el té y el café negro son opciones más razonables para un impulso de energía.

La sostenibilidad es clave cuando se trata de construir un entorno de trabajo en casa.

Independientemente del problema de salud, lo más importante es encontrar un método que funcione para ti y que sepas que puedes mantener.