Trump rechaza el «club de ex presidentes» y el sentimiento es mutuo

MTA
MTA

AP
Washington Hispanic:

Es un club que Donald Trump nunca estuvo realmente interesado en unirse y ciertamente no tan pronto: el grupo de ex comandantes en jefe que veneran la presidencia lo suficiente como para dejar de lado las diferencias políticas a menudo amargas e incluso unirse en una causa común.

Los miembros del club de ex presidentes posan juntos para las fotos. Sonríen y se acarician en la espalda mientras miman alrededor de eventos históricos, o se sientan sombríamente uno al lado del otro en los funerales VIP. Ellos se llevan a proyectos especiales juntos. Rara vez se critican unos a otros y tienden a ofrecer aún menos palabras duras sobre sus sucesores en la Casa Blanca.

Como tantas otras tradiciones presidenciales, sin embargo, esta es una que Parece probable que Trump se desnuncio. Ahora que ha dejado el cargo, es difícil verlo abrazando el majestuoso y exclusivo club de expresidentes vivos.

«Se rió de la misma idea de que sería aceptado en el club de presidentes», dijo Kate Andersen Brower, quien entrevistó a Trump en 2019 para su libro «Team of Five: The Presidents’ Club in the Age of Trump». «Estaba como, ‘No creo que seré aceptado'».

Es igualmente claro que los otros socios del club no lo quieren mucho, al menos por ahora.

Los expresidentes Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton grabaron un video de tres minutos del Cementerio Nacional de Arlington después de la toma de posesión del presidente Joe Biden esta semana, elogiando la sucesión presidencial pacífica como un núcleo de la democracia estadounidense. El segmento no incluía ninguna mención de Trump por su nombre, pero se mantuvo como una dura reprimenda de su comportamiento desde que perdió la elección de noviembre.

«Creo que el hecho de que los tres estemos aquí, hablando de una transferencia pacífica de poder, habla de la integridad institucional de nuestro país», dijo Bush. Obama llamó a las inauguraciones «un recordatorio de que podemos tener desacuerdos feroces y, sin embargo, reconocer la humanidad común del otro, y que, como estadounidenses, tenemos más en común que lo que nos separa».

Trump pasó meses haciendo afirmaciones infundadas de que la elección le había sido robada a través del fraude y finalmente ayudó a incitar a una insurrección mortal en el Capitolio de los Estados Unidos. Dejó la Casa Blanca sin asistir a la juramentación de Biden, el primer presidente en omitir la toma de posesión de su sucesor en 152 años.

Obama, Bush y Clinton grabaron su video después de acompañar a Biden a poner una corona en la Tumba del Solider Desconocido después de la inauguración. También grabaron un video instando a los estadounidenses a vacunarse contra el coronavirus. Sólo Jimmy Carter, de 96 años, que ha limitado sus eventos públicos debido a la pandemia, y Trump, que ya había volado a la vida post-presidencial en Florida, no estaban allí.

Jeffrey Engel, director fundador del Centro de Historia Presidencial de la Universidad Metodista del Sur en Dallas, dijo que Trump no es una buena opción para el club de expresidentes «porque es temperamentalmente diferente».

«Las personas dentro del club históricamente han sido respetadas por los presidentes subsiguientes. Incluso Richard Nixon fue respetado por Bill Clinton y por Ronald Reagan y así sucesivamente, por su política exterior», dijo Engel. «No estoy seguro de ver a mucha gente llamando a Trump para su consejo estratégico».

De vez en cuando se pide a los expresidentes que se le piden grandes tareas.

George H.W. Bush y Clinton se unieron en 2005 para lanzar una campaña instando a los estadounidenses a ayudar a las víctimas del devastador tsunami del sudeste asiático. Cuando el huracán Katrina voló la costa del Golfo, Bush, padre del entonces presidente George W. Bush, pidió a Clinton que impulsara los esfuerzos de socorro de Katrina para recaudar fondos.

Cuando el anciano Bush murió en 2018, Clinton escribió: «Su amistad ha sido uno de los grandes dones de mi vida», elogio teniendo en cuenta que este fue el hombre que derrocó de la Casa Blanca después de una campaña de hematomas de 1992, convirtiendo a Bush en el único presidente de un período de las últimas tres décadas, excepto a Trump.

Obama aprovechó a Clinton y al joven presidente Bush para impulsar los esfuerzos de recaudación de fondos para Haití después de su devastador terremoto de 2010. George W. Bush también se hizo buen amigo de la ex primera dama Michelle Obama, y las cámaras lo atraparon deslizándole una gota de tos mientras se sentaban juntos en el funeral del senador de Arizona John McCain.

Por lo general, los presidentes extienden el mismo respeto a sus predecesores mientras todavía están en el cargo, independientemente del partido. En 1971, tres años antes de renunciar en desgracia, Richard Nixon fue a Texas para participar en la dedicación de la biblioteca presidencial de Lyndon Baines Johnson. Cuando la biblioteca de Nixon se completó en 1990, el entonces presidente George H.W. Bush asistió con los expresidentes Ronald Reagan y Gerald Ford.

La ruptura de Trump con la tradición comenzó incluso antes de que lo hiciera su presidencia. Después de su victoria electoral en noviembre de 2016, Obama presentó a Trump en la Casa Blanca prometiendo «hacer todo lo posible para ayudarle a tener éxito». Trump respondió: «Espero estar contigo muchas, muchas más veces en el futuro», pero eso nunca sucedió.

En cambio, Trump acusó falsamente a Obama de haberle telegrafiado y pasó cuatro años esquivando el historial de su predecesor.

Los presidentes actuales y los antiguos a veces se odian entre sí, y criticar a sus sucesores no es inaudito. Carter criticó las políticas de las administraciones republicanas que siguieron a la suya, Obama reprendió a Trump mientras hacía campaña por Biden y también criticaba las políticas de George W. Bush, aunque Obama generalmente tenía cuidado de no nombrar a su predecesor. Theodore Roosevelt trató de desbancar a su sucesor, el también republicano William Howard Taft, fundando su propio partido «Bull Moose» y postrándose para presidente de nuevo en su contra.

Aun así, la reverencia presidencial por los ex presidentes se remonta aún más lejos. El segundo presidente de la nación, John Adams, estaba lo suficientemente preocupado por empañar el legado de su predecesor que retuvo los nombramientos del Gabinete de George Washington.

Trump puede tener tiempo para construir su relación con sus predecesores. Le dijo a Brower que «podía verse a sí mismo haciéndose amigo de Bill Clinton de nuevo», señalando que la pareja solía jugar al golf juntos.

Pero las probabilidades de convertirse en el presidente tradicional en la jubilación que nunca estuvo mientras estaba en el cargo permanecen largas.

«Creo que Trump lo ha llevado demasiado lejos», dijo Brower. «No creo que estos ex presidentes le darán la bienvenida en ningún momento.»