Los cruces fronterizos infantiles están en aumento y tensan las instalaciones estadounidenses

MTA
MTA

AP
Washington Hispanic:

Una oleada de migrantes en la frontera suroeste tiene a la administración Biden a la defensiva, con el jefe de Seguridad Nacional reconociendo la profundidad del problema, pero insistiendo en que está bajo control y diciendo que no revivirá una práctica de la era Trump de expulsar inmediatamente a adolescentes y niños.

El número de migrantes detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México ha aumentado desde abril pasado, y la administración sigue expulsando rápidamente a la mayoría de los adultos y familias solteras bajo una orden de salud pública emitida por el presidente Donald Trump al inicio de la pandemia COVID-19. Pero está permitiendo que los adolescentes y los niños se queden, al menos temporalmente, y han estado llegando en un número cada vez mayor.

Más de 4.000 niños migrantes estaban retenidos por la Patrulla Fronteriza desde el domingo, incluyendo al menos 3.000 detenidos más que el límite de 72 horas establecido por una orden judicial, según un funcionario estadounidense. La agencia recibió 561 adicionales el lunes, el doble del promedio reciente, según un segundo funcionario. Ambos hablaron bajo condición de anonimato para discutir cifras aún no publicadas públicamente.

Ha puesto al presidente Joe Biden en un lugar difícil, criticado por los republicanos por lo que consideran un estímulo a los cruceristas fronterizos ilegales y por algunos demócratas por la prolongada detención de menores. También es un desafío a su esfuerzo para revisar las políticas más amplias de Trump que buscaban reducir la inmigración legal e ilegal.

«La situación en la frontera suroeste es difícil», admitió el martes el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, en su discurso más extenso hasta la fecha sobre el tema. «Estamos trabajando las 24 horas del día para gestionarlo y lo seguiremos haciendo. Ese es nuestro trabajo.»

El número de migrantes que intentan cruzar la frontera está en el nivel más alto desde marzo de 2019, y Mayorkas advirtió que está en camino de alcanzar un máximo de 20 años.

El número de niños que cruzan solos, en su mayoría de Centroamérica, parece estar aumentando en particular en el Valle del Río Grande, en el sur de Texas. La Patrulla Fronteriza acogió a 280 allí solo el lunes.

El total de 561 menores no acompañados desde el lunes ofrece una instantánea de la rapidez con la que han cambiado las condiciones a lo largo de la frontera. Eso fue un aumento del 60% con respecto al promedio diario en febrero, dijo uno de los funcionarios. En mayo de 2019, durante el último aumento, el pico de un día fue de 370 adolescentes y niños.

Los niños y adolescentes que cruzan solos aumentaron un 60% desde este enero a más de 9.400 en febrero, según las estadísticas más recientes publicadas públicamente por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos planea abrir instalaciones de refugio en el aeródromo federal de Moffett, cerca de San Francisco y en Pecos, Texas, para manejar el flujo. También está buscando ampliar una instalación en Donna, Texas, en el Valle del Río Grande, para albergar 2,000.

Además, el Centro de Convenciones de Dallas está programado para comenzar a tener niños tan pronto como el miércoles con planes para acomodar hasta 3,000. Otro centro de retención improvisado en Midland, Texas, que abrió el fin de semana pasado para 700 niños tenía 485 el lunes.

Parte del aumento de adultos se debe a personas que son capturadas repetidamente después de ser expulsadas bajo la orden de salud pública emitida el año pasado para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19. Otros factores incluyen la agitación económica causada por la pandemia y los recientes huracanes que empeoraron las condiciones de vida en Centroamérica. Los funcionarios dicen que también es probable que los contrabandistas hayan alentado a la gente a tratar de cruzar bajo la nueva administración.

Mayorkas dijo que el aumento en el número de niños es un desafío para la Patrulla Fronteriza y otras agencias en medio de la pandemia de coronavirus. Pero rechazó una política de la era Trump de enviarlos inmediatamente de vuelta a México u otros países.

«Son niños vulnerables y hemos puesto fin a la práctica de la administración anterior de expulsarlos», dijo.

Aunque ha habido aumentos anteriores de migrantes, incluso bajo Trump, los republicanos en el Congreso dicen que el apoyo de Biden a una nueva legislación migratoria y su decisión de permitir que la gente haga reclamos legales de asilo se han convertido en un imán para los migrantes.

En una audiencia del Comité de Servicios Armados del Senado el martes, el senador Jim Inhofe sostuvo una foto de una pequeña multitud de manifestantes en Tijuana, México, vistiendo camisetas a juego con las palabras «Biden, por favor déjanos entrar» que circularon ampliamente en las redes sociales en los últimos días.

«Todos están cruzando la frontera, vienen rápido y llevan camisetas de Biden», dijo el republicano de Oklahoma.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, encabezó el lunes una delegación de una docena de legisladores republicanos en la frontera en Texas y culpó a la administración Biden de impulsar un aumento de migrantes por acciones que incluyen detener la construcción de muros fronterizos y apoyar una legislación en el Congreso que proporcionaría un camino a la ciudadanía para millones de indocumentados que ahora están en el país.

«Lo triste de todo esto es que no tenía que suceder. Esta crisis fue creada por las políticas presidenciales de esta nueva administración», dijo McCarthy.

Biden rechazó en una entrevista el martes con George Stephanopoulos de ABC, señalando aumentos anteriores bajo Trump y señalando que su administración ha estado tratando de disuadir a la gente de cruzar mientras trabaja para restaurar un sistema de asilo socavado por su predecesor. «Escuché el otro día que vienen porque saben que soy un buen tipo. Sí, bueno, este es el trato. No lo son.»

Trump enfrentó un aumento similar en 2019, incluso cuando se apresuró a expandir el sistema de muros fronterizos a lo largo de la frontera y obligó a la gente que buscaba asilo a hacerlo en Centroamérica o permanecer en México. Un año antes, separó por la fuerza a los niños migrantes de sus familias como parte de una campaña de tolerancia cero que se convirtió en uno de los desafíos políticos más importantes de su administración.

El gobierno de Biden está permitiendo que los migrantes menores de 18 años y cruzados por sí mismos permanezcan en el país mientras el gobierno decide si tienen una solicitud legal de residencia, ya sea bajo la ley de asilo o por alguna otra razón.

Mayorkas señaló que el 80% de los menores, la mayoría de los cuales son de los tres países del Triángulo Norte de Centroamérica, tienen familiares en Estados Unidos y el 40% tienen un padre. «Estos son niños que se reúnen con sus familias que los cuidarán», dijo.

La administración Biden puso fin la semana pasada a una política de Trump que hizo que los familiares se mostraran reacios a ponerse en contacto con HHS para recuperar a los niños por temor a ser deportados ellos mismos.

Además de establecer nuevas instalaciones temporales para albergar a niños migrantes, también está respaldando la ayuda a Honduras, Guatemala y El Salvador para tratar de detener el flujo de migrantes en la fuente.

Mayorkas arremetió contra la administración anterior por desmantelar un sistema de asilo que habría permitido un proceso migratorio más «ordenado», recortar la ayuda a Centroamérica y no vacunar a los agentes de la Patrulla Fronteriza.

Además, dijo que el gobierno de Biden está trabajando para acortar el proceso de asilo y hacer posible la petición desde el país de origen de un solicitante en lugar de hacer un viaje peligroso e incierto. «No nos hacemos ilusiones sobre lo difícil que es», dijo, «y sabemos que llevará tiempo».