ITT Tech cierra sus puertas en el país

MTA
MTA

Jossmar Castillo
Washington Hispanic

iles de estudiantes que cursan sus estudios en ITT Technical Institute se quedaron fríos tras recibir la noticia esta semana de que la universidad con fines de lucro cerraría sus puertas definitivamente, semanas después de que el Departamento de Educación de los Estados Unidos prohibiera el acceso de préstamos federales a nuevos estudiantes.

La empresa tenía dos centros de estudio en Virginia, uno en Springfield y el otro en Chantilly, que sumaban a los 130 que en total habían en todo el país, con una matrícula de 40 mil estudiantes activos y ocho mil empleados.

“Con lo que creemos es una completa indiferencia por el Departamento de Educación por el debido proceso a la compañía, cientos de miles de actuales estudiantes y graduados, y más de 8,000 empleados van a ser negativamente afectados”, dijo ITT en un comunicado.

Quienes conocen de cerca la manera en que operaba ITT Tech, como el exconsultor de políticas del Departamento de Educación, Ben Miller, consideran que el cierre se debió dar hace mucho tiempo, puesto que les preocupaba más el crecimiento y las ganancias que la educación de los estudiantes.
El Departamento de Educación impuso una multa a la escuela, que tenía que presentar una carta de crédito por $153 millones, aparte de la reserva de $94 millones que forma parte de los requisitos, todo esto para poder inscribir a nuevos estudiantes en esta institución, cuyo funcionamiento depende grandemente de asistencia federal.

Algunos de los empleados decidieron presentar una demanda en contra de la compañía pues, conforme a la ley federal, la empresa debió avisar que cerrarían las universidades al menos con 60 días de anticipación. Estas demandas se suman a las ya existentes interpuestas por el Consumer Financial Protection Bureau, el fiscal general de Massachusetts y la Securities and Exchange Commission.

En julio, la universidad Medtech también cerró su centro educativo en Falls Church, Virginia, después de que el Departamento de Educación, tras una investigación, revelara que la universidad exageraba la tasa de empleos que conseguían sus estudiantes después de graduarse.

“Los estudiantes deben ser capaces de confiar que las universidades están diciendo la verdad- no usando humo y espejos- sobre la tasa de empleos de sus graduandos. Desafortunadamente, Medtech violó la confianza, tanto de los estudiantes como los contribuyentes”, dijo el subsecretario de Educación, Ted Mitchell.

En los últimos tres años fiscales, el Departamento de Educación ha negado aplicaciones de recertificación al Título IV, que permite a las instituciones aplicar para ayuda federal, a más de 30 instituciones.

Todas estas acciones forman parte, según el Departamento de Educación, del compromiso de la Administración Obama para proteger a los estudiantes, y el dinero de los contribuyentes, a la vez que se incrementa la responsabilidad y transparencia de las instituciones de educación superior.