Enfermeras escolares y cuerpos de servicios de salud forman parte del plan de virus de $7.400 millones

MTA
MTA

AP
Washington Hispanic:

El gobierno está proporcionando $7,4 mil millones para ampliar la capacidad de salud pública de la nación, incluyendo la contratación de enfermeras escolares para vacunar a los niños, la creación de un cuerpo de servicio de atención médica y el fortalecimiento de los esfuerzos tradicionales de detección de enfermedades, dijeron funcionarios de la Casa Blanca el jueves.

Carole Johnson, coordinadora de pruebas de coronavirus de la administración Biden, dijo que es parte de una estrategia para responder a las necesidades inmediatas en la pandemia covid-19 al tiempo que invierte para romper el ciclo de financiamiento de «auge y colapso» que tradicionalmente ha ralentizado la respuesta de Estados Unidos a emergencias de salud.

«Realmente vemos esto como un financiamiento que puede ayudar a poner fin a la pandemia y ayudarnos a prevenir la siguiente», dijo Johnson a The Associated Press. El dinero fue aprobado por el Congreso en la ley de respuesta al coronavirus del presidente Joe Biden. Los funcionarios están actuando ahora para bombearlo a los estados y comunidades a través de los Centros federales para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Una importante organización sin fines de lucro de salud pública, Trust for America’s Health, dio la bienvenida al anuncio.

«Dado el hecho de que la fuerza de trabajo básica de salud pública es significativamente más pequeña hoy que hace una década, estos son pasos de importancia crítica», dijo John Auerbach, presidente del grupo no partidista, que proporciona su experiencia a los gobiernos a todos los niveles. «Garantizar la seguridad de salud de los estadounidenses requiere una fuerza de trabajo de salud pública preparada». Auerbach se desempeñó como asesor de la transición presidencial de Biden.

Unos 4.400 millones de dólares del nuevo dinero se destinarán a prioridades inmediatas en la lucha contra la pandemia.

Eso incluye 3.400 millones de dólares para que los estados y los departamentos locales de salud intensifiquen la contratación de vacunadores, trabajadores de rastreo de contactos, técnicos de pruebas de virus y epidemiólogos, que son detectives de enfermedades capacitados para reunir la evidencia sobre la propagación de patógenos. La Casa Blanca está haciendo hincapié en que los gobiernos locales contratan a personas de las comunidades que están siendo atendidas, con énfasis en áreas de menores ingresos.

También hay $500 millones para la contratación de enfermeras escolares, que podrían desempeñar un papel clave en la vacunación ahora que la vacuna Pfizer-BioNTech ha sido autorizada para su uso por los adolescentes. Johnson dijo que ampliaría el grupo de médicos de confianza capaces de administrar vacunas.

Otros $400 millones se destinarán a establecer lo que se llama americorps de salud pública. Se basaría en AmeriCorps, el programa de voluntariado que anualmente despliega a más de 250,000 personas para servir en comunidades de todo el país. El objetivo del nuevo programa sería formar y nutrir a los aspirantes a jóvenes profesionales interesados en el campo de la salud pública.

En total, se espera que el dinero apoye decenas de miles de nuevos empleos durante un período de cinco años, dijo Johnson.

Parte de ella se destinará a inversiones a largo plazo. Un fondo de unos 3.000 millones de dólares se utilizará para crear un programa de subvenciones competitivo que permita a los estados y comunidades locales mantener sus esfuerzos de salud pública después de que la pandemia de coronavirus retroceda.

La idea es ofrecer un empleo más permanente para los trabajadores de la salud comunitarios contratados para el impulso COVID-19. Tendrían la oportunidad de seguir trabajando como profesionales de la salud pública, abordando otros desafíos.

«Necesitamos los recursos ahora, pero también necesitamos invertir a largo plazo en la fuerza laboral de salud pública», dijo Johnson.