El número de niños solos en la frontera alcanza máximos históricos en marzo

MTA
MTA

AP
Washington Hispanic:

El gobierno de Estados Unidos recogió a casi 19,000 niños que viajaban solos a través de la frontera con México en marzo, dijeron las autoridades el jueves, el mayor número mensual jamás registrado y una prueba importante para el presidente Joe Biden, ya que revierte muchas de las tácticas migratorias de línea dura de su predecesor.

Una compleja mezcla de factores en los Estados Unidos y Centroamérica impulsó el aumento. Ha coincidido con la decisión de la administración Biden de eximir a los niños no acompañados de poderes relacionados con la pandemia para expulsar inmediatamente a la mayoría de la gente del país sin darles la oportunidad de solicitar asilo.

En cambio, los niños son liberados a «patrocinadores» en los Estados Unidos, generalmente padres o parientes cercanos, mientras se les permite continuar sus casos en tribunales de inmigración fuertemente atrasados.

Las autoridades encontraron a 18.890 niños no acompañados en marzo, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, muy por encima de los máximos anteriores de 11.475 en mayo de 2019 y de 10.620 en junio de 2014 reportados por la Patrulla Fronteriza, que comenzó a publicar números en 2009. Antes de eso, los adultos mexicanos formaban la mayoría de los que cruzaban la frontera.

El recuento de marzo fue aproximadamente el doble de los 9.457 niños no acompañados encontrados por cbp en febrero y más de cinco veces el recuento de 3.221 en marzo de 2020.

El enorme aumento de niños que viajan solos  algunos de tan solo 3  y las familias han tensado severamente las instalaciones de retención fronteriza, que no se les permite retener a la gente durante más de tres días, pero a menudo lo hacen. Ha dejado al gobierno luchando por encontrar espacio y contratar personal para cuidar a los niños a largo plazo hasta que puedan ser colocados con patrocinadores.

Para muchos, un huracán que azotó Centroamérica en noviembre añadió urgencia a la pobreza endémica y la violencia que han llevado a la gente a huir durante décadas. Los cambios en la política estadounidense bajo Biden también han guiado sus decisiones, ya sean reales o rumoreadas.

Hermelindo Ak, un cultivador de maíz guatemalteco que apenas hace lo suficiente para alimentar a su familia, fue expulsado a México del Valle del Río Grande de Texas con su hijo de 17 años.

Ak decidió enviar a su hijo solo para un segundo intento después de enterarse de que los niños no acompañados pueden quedarse en Estados Unidos Ak, de 40 años, dijo que regresaría con su familia en Guatemala después de vender su casa para pagar a los contrabandistas. El plan era que su hijo mayor viviera con parientes en los EE.UU.

«No quería dejarlo en paz», dijo Ak la semana pasada en la ciudad fronteriza mexicana de Reynosa. «La necesidad nos obliga.»

En medio de las crecientes cifras, más de 4.000 personas en una instalación de retención cbp se han atascado en un espacio diseñado para 250 personas en un complejo de tiendas de campaña en Donna, Texas. Se encuentran a centímetros de distancia en esteras en el suelo con mantas de papel de aluminio.

Cbp debe transferir niños no acompañados en un plazo de 72 horas al Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, cuyas instalaciones son más adecuadas para la atención a largo plazo mientras se hacen los arreglos para liberarlos. Más de 2.000 niños fueron retenidos más tiempo que eso en las instalaciones de Donna un día de la semana pasada, con 39 allí al menos 15 días.

HHS abrió su primera instalación de retención temporal en Carrizo Springs, Texas, el 22 de febrero, y desde entonces ha alcanzado una serie de acuerdos para ocupar grandes lugares cerca de la frontera, incluyendo centros de convenciones en Dallas y San Diego, un estadio en San Antonio, Texas, y la base militar de Fort Bliss en El Paso, Texas. El departamento también ha estado pagando vuelos para que niños y patrocinadores limiten el tiempo bajo custodia del gobierno.

En total, la Patrulla Fronteriza tuvo 168.195 encuentros con migrantes en la frontera sur en marzo, su mes más concurrido desde marzo de 2001, cuando contabilizó 170.580 detenciones. Las cifras no son del todo comparables porque más de la mitad de los encuentros del mes pasado resultaron en expulsiones bajo autoridad relacionada con la pandemia instituida por el expresidente Donald Trump y mantenidas en su lugar por Biden.

Las personas expulsadas bajo la ley de salud pública son mucho más propensas a intentarlo de nuevo porque no enfrentan consecuencias legales.

A diferencia de las expulsiones, las personas arrestadas bajo las leyes de inmigración pueden enfrentar penas de cárcel, procesamiento por delitos reincidentes y prohibiciones de entrar en el país legalmente a través del matrimonio u otros medios.

Funcionarios de la administración Biden dijeron que el 28% de las expulsiones en marzo eran personas que habían sido expulsadas antes, en comparación con una tasa de reincidencia antes de la pandemia del 7% para el período de 12 meses que terminó en septiembre de 2019.

Cbp tuvo 52,904 encuentros con personas que llegaban como familias, con sólo uno de los tres expulsados y el resto permitido permanecer en los Estados Unidos para buscar asilo.

La negativa de México a aceptar familias centroamericanas con niños menores de 6 años debido a una nueva ley contra la detención de familias migrantes ha limitado la eficacia de las expulsiones, dijeron funcionarios de la administración.

México es especialmente reacio a aceptar familias con niños pequeños en el estado de Tamaulipas, fronterizo con el Valle del Río Grande, el corredor más concurrido para los cruces ilegales.

Los medios por los que cientos de migrantes van a estaciones de autobuses en ciudades fronterizas de Texas como McAllen y Brownsville en su camino a sus destinos finales en los Estados Unidos.

Para ahorrar tiempo, la Patrulla Fronteriza comenzó el mes pasado a liberar a las familias migrantes  unas 9.600 personas a partir del martes, según el representante estadounidense Henry Cuellar sin previo aviso para comparecer ante la corte, en lugar de ordenarles que se presentaran a una oficina de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos en 60 días.

Las cifras crecieron fuertemente durante el último año de Trump en el cargo, pero se aceleraron aún más bajo Biden, quien rápidamente puso fin a muchas de las políticas de su predecesor, incluyendo una que hizo esperar a los solicitantes de asilo en México para audiencias judiciales en Estados Unidos.