Caminan más de 100 millas contra el racismo

MTA
MTA

Jossmar Castillo
Washington Hispanic

ecenas de personas se lanzaron el 28 de agosto en un viaje de 10 días y cientos de millas, desde Charlottesville, Virginia, hasta Washington, D.C., para manifestarse en contra del racismo y de la débil respuesta de la administración del Presidente Donald Trump sobre los actos violentos protagonizados por supremasistas blancos y neonazistas el 11 de agosto pasado.

El grupo conformado por activistas, líderes religiosos y personas en general que rechazan la discriminación, pretende llegar a Washington el próximo miércoles 6 de septiembre, acompañados por miles de personas de diferentes partes del país.

«Sabemos que es un momento muy peligroso en la historia de nuestra nación. Un momento que requiere acción», dijeron los organizadores de la marcha. «Estamos marchando a DC en nombre del amor, la equidad y justicia, como lo hicieron aquellos que antes de nosotros enferentaron el odio y la opresión».

Los manifestantes solicitan que se remuevan los monumentos confederados en todo el país, así como la renuncia del alcalde Michael Singner, de Charlottsville.

El martes el grupo, que va haciendo paradas en el camino, incluyendo monumentos confederados, alcanzó el pueblo de Ruckersville, a unas 17 millas de la ciudad de Charlottesville.

Y es precisamente esa distancia la que los manifestantes planean recorrer durante los 10 días, descansando en iglesias y cruzando pueblos como Culpeper, Manassas, Fairfax y Falls Church, antes de alcanzar la capital de la nación el 6 de septiembre.

«Es claro que ya noo podemos esperar a que Donald Trump ni ningún otro funcionario electo enfrente la realidad y lidere. Estamos unidos para vérnoslas con la larga historia de supremacía blanca enlos Estados Unidos, para que podamos iniciar con la restauración de nuestra herida nación», señalaron.

Supremacistas blancos se reunieron en la ciudad de Charlottesville el fin de semana del 11 de agosto para protestar en contra de la decisión de la ciudad de remover la estatua de Robert E. Lee, un general de la Guerra Civil que luchaba para mantener la esclavitud.

Ciudadanos que están a favor de la medida salieron a defender su posición, lo que resultó en un enfrentamiento que acabó con la vida de una mujer el 12 de agosto, cuando fue atropellada por un supremacista blanco que manejó su auto contra una multitud de personas.

El presidente Trump falló en rechazar los actos de racismo dijo en respuesta a los acontecimientos que consideró que hubo violencia en ambos bandos, por lo que compartían culpa en lo ocurrido.