Llueven firmas para que Evans renuncie

MTA
MTA

Víctor Caycho
Washington Hispanic

A la andanada de cuestionamientos y pedidos de renuncia hecha al concejal Jack Evans por sus propios colegas del Concejo de DC se sumó una campaña de recolección de firmas entre electores del Ward 2 –al que Evans representa-, para que sea destituido del cargo a corto plazo.

El lunes 18, un comité establecido con ese fin entregó más de 5 mil 558 firmas de votantes registrados en esa área, una cantidad que está por encima de las 4 mil 949 firmas válidas, que constituye el 10 por ciento del número de votos registrados en el Ward 2, el mínimo necesario para hacer un pedido de revocatoria.

Evans, quien tiene 28 años de servicios como concejal electo, es acusado de usar su despacho para obtener beneficios en provecho propio. Una comisión investigadora concluyó recientemente que ese concejal violó “al menos en 11 ocasiones en los últimos cinco años”, el código de ética de la ciudad para beneficiar a clientes privados.

En un extenso descargo escrito que dirigió al Concejo de la Ciudad, Evans desestimó haber quebrado algunas normas éticas de la ciudad y dijo que ninguno de sus votos que emitió como concejal cambió la legislación a favor de los clientes de su firma de consultoría.

Advertisement

Pero otro es el parecer de Adam Edinger, quien lideró la recolección de firmas contra Evans. “Mientras la mayoría de sus colegas en el Concejo de DC le ha pedido su renuncia, serán sus propios electores quienes dirán la palabra final”, manifestó.

Edinger también dio a conocer que en varias oportunidades él ofreció suspender la campaña de recolección de firmas, “pero Evans rehusó renunciar o dar a conocer que no buscará la reelección”.

Mientras tanto, dos abogados externos –Steve Bunnell y David Leviss- que fueron contratados por el Concejo de DC para investigar a Evans, respondieron a una serie de preguntas de los concejales, acerca de los métodos utilizados en su reporte y cómo llegaron a la conclusión acerca de su culpabilidad.

Al final de la exposición, el concejal David Grosso sostuvo que según su parecer Evans cometió hechos que pueden ser considerados un caso criminal.

“No podemos creerle a Evans cuando él dice que él hacía el trabajo para la población, cuando las evidencias muestran que sólo se preocupó por rellenar sus propios bolsillos”, comentó con acritud.

“Aquí se trata no sólo de corrupción pública e insisto en que esto es un acto criminal y yo creo que él debería ser expulsado del Concejo de la Ciudad”, concluyó.

El concejal Jack Evans, quien es demócrata, se presentará el 3 de diciembre para responder ante el comité Ad Hoc que preside su colega Mary Cheh.

Por otro lado, las firmas recolectadas en el Ward 2 serán revisadas por la Junta Electoral de DC. Tiene un plazo de 30 días para verificar si las firmas de los electores son legales y si completan la cifra requerida.