Flota total de autobuses de Metro será eléctrica

Un ambicioso plan de transición de los autobuses del servicio de transporte público Metro para transformar su flota en una totalmente eléctrica, de “cero emisiones” de aquí hasta el año 2030, fue presentado el fin de semana en la reunión de la Junta Directiva del organismo, en Washington.

El informe completo está disponible en la página web del Programa de autobuses de cero emisiones de Metro,

MTA

describe cómo la agencia hará el proceso a una flota de autobuses libre de emisiones, incluidas pruebas y evaluaciones, mejoras de infraestructura e instalaciones, y esfuerzos de adquisición.

El Plan de Transición, que se está desarrollando desde este año, proporciona un enfoque por etapas y los costos asociados para la inversión en flota, instalaciones, mano de obra interna y operaciones para respaldar un servicio de esas características.

Inicialmente, Metro espera comprar 12 autobuses eléctricos y equipos de carga asociados este año como parte del Programa de Evaluación y Prueba de Autobuses Eléctricos a Batería.

Los autobuses comenzarán a llegar a fines de este año y entrarán en servicio en 2023 desde la División de Autobuses de Shepherd Parkway, en el Distrito.

El objetivo es evaluar la operabilidad de los autobuses con la infraestructura de carga de varios fabricantes y evaluar el rendimiento en condiciones reales durante un máximo de 12 meses.

Una subvención de la Administración Federal de Tránsito de $4.2 millones apoyará la compra de autobuses eléctricos para pruebas y evaluación.

“Un programa de autobuses más sostenible es importante para los objetivos ambientales de la región, y la Junta continúa buscando oportunidades con nuestras jurisdicciones y servicios públicos asociados para acelerar los plazos sin comprometer el servicio”, aseveró el presidente de la Junta de Metro, Paul C. Smedberg.

Al mismo tiempo, Metro dejará de comprar autobuses diésel el próximo año y, en su lugar, adquirirá una combinación de autobuses de emisiones bajas o cero, durante un período de transición para que todos los autobuses nuevos que entren en servicio para 2030 sean eléctricos u otra tecnología de cero emisiones.

Más allá de la compra de autobuses, esta transición requerirá la compra e instalación de equipos de carga, capacitación y desarrollo de la fuerza laboral, entre otras inversiones.

Además, Metro está colaborando con las empresas de servicios públicos regionales para planificar e invertir en la infraestructura de la red para proporcionar la energía necesaria a estas instalaciones.

“Estamos comprometidos a realizar el trabajo necesario para que la flota, las instalaciones y la fuerza laboral de Metrobus hagan la transición a la tecnología de cero emisiones lo más rápido posible”, dijo la directora de vehículos de cero emisiones de Metro, Amy Mesrobian.