Estudiante de DC muere tras ataque en escuela

MTA
MTA

Jossmar Castillo
Washington Hispanic

Una familia de Washington llora la muerte de un ser querido que por 19 días se aferró a la vida lo más que pudo, después de que fue atacado brutalmente por un grupo de estudiantes de la escuela secundaria Ballou, en el cuadrante sureste de la ciudad.

Joevon Patterson-Smith, un graduando de 17 años, fue declarado con muerte cerebral el pasado martes mientras estaba internado en el centro Médico Nacional para Niños en Washington.

De acuerdo con sus familiares, Joevon fue blanco de burlas y ataques en la escuela por años. El reporte policial indica que el 10 de enero el joven fue atacado por otros estudiantes, después de que se rehusó a prestarles su celular.

Cuando la familia pide que la muerte de Joevon sea investigada como homicidio, las autoridades indicaron que necesitan más información, por lo que por el momento se investiga sólo como una muerte.
De acuerdo con sus familiares, el joven fue atacado dentro de un salón de clases, en donde fue pateado en repetidas ocasiones en su cabeza

Joevon Patterson-Smith era un estudiante con necesidades especiales. Sus familiares lo recuerdan por su amabilidad, sentido del humor y su preocupación por siempre vestir bien.

El día del ataque, en casa Joevon no le dijo nada a su madre. Cuando ella se dio cuenta de que el menor estaba escupiendo sangre lo llevó inmediatamente al hospital United Medical Center. De ahí lo trasladaron de urgencia en un helicóptero hacia el Hospital del Niño, en el noroeste de la ciudad.
Seis días después Joevon estaba en su casa nuevamente, pero no por mucho, porque empezó a experimentar unos ataques epilépticos. El 17 de enero volvió al hospital y al mismo día lo regresaron para la casa, donde volvió a tener otro ataque.

El padre de Joevon lo llevó el 19 de enero al hospital una vez más y lo trasladaron al hospital del niño en helicóptero. Desde ese momento la situación parecía cada vez menos alentadora.

Después de 19 días del ataque el joven fue diagnosticado con muerte cerebral.

«Fue devastador verlo de esa manera», dijo LaTisha Paige-Davis, prima de Joevon, mientras contaba lo difícil quel a pasó su madre durante esos días, y más ahora sin la presencia física de su hijo.

según Paige-Davis, los padres de Joevon le avisaron constantemente a los administradores de la escuela sobre el constante bullying que padecía su hijo, pero supuestamente no recibieron ninguna respuesta.

Reprentantes de las Escuelas Públicas del Distrito de Columbia se abstuvieron de comentar sobre el caso.

Sus familiares abrieron una colecta en la página Gofundme bajo el título Justice for Joevon, en la que esperan recoger fondos para hacerle frente a los gastos funerales.