Tesla dejará de aceptar Bitcoin para pagos de coches

MTA
MTA

AP
Washington Hispanic:

El fabricante de automóviles eléctricos Tesla dejará de aceptar Bitcoin como pago, tuiteó el miércoles el ceo Elon Musk, citando preocupaciones ambientales.

«Estamos preocupados por el rápido uso creciente de combustibles fósiles para la minería y las transacciones de Bitcoin, especialmente el carbón, que tiene las peores emisiones de cualquier combustible», dijo Musk en Twitter.

Agregó que la criptomoneda es una «buena idea en muchos niveles», pero su promesa no puede tener un «gran costo para el medio ambiente».

Tesla, agregó, no venderá ninguno de los Bitcoins que posee.

El precio del bitcoin cayó alrededor de 5% a $51,847 después de los comentarios de Musk en Twitter. Las acciones de Tesla terminaron el miércoles con una caída del 4,4%.

Tesla dijo en febrero que había invertido alrededor de 1.500 millones de dólares en Bitcoin y que planeaba comenzar a aceptar la moneda digital como pago «pronto». El valor justo de mercado de las participaciones de Tesla en Bitcoin al 31 de marzo era de 2.480 millones de dólares, según las presentaciones de valores.

Bitcoin se basa en los ordenadores, que dependen de la electricidad, para existir. El número de computadoras y la energía necesaria para alimentarlos está aumentando: el creciente valor del bitcoin está directamente ligado a la cantidad de energía que utiliza.

Los mineros bitcoin desbloquean bitcoins resolviendo rompecabezas complejos y únicos. A medida que el valor del bitcoin sube, los rompecabezas se vuelven cada vez más difíciles, y requiere más poder informático para resolverlos. Las estimaciones sobre cuánta energía utiliza Bitcoin varían.

Un estudio de 2019 realizado por investigadores de la Universidad Técnica de Múnich y el Instituto Tecnológico de Massachusetts concluyó que, a finales de 2018, toda la red bitcoin era responsable de hasta 22,9 millones de toneladas de CO2 al año, similar a una gran ciudad occidental o a todo un país en desarrollo como Sri Lanka. Las emisiones globales totales de gases de efecto invernadero por la quema de combustibles fósiles fueron de unos 37.000 millones de toneladas el año pasado.