Unidad de los demócratas y con pleno apoyo a reforma migratoria

MTA
MTA

Patricia Guadalupe
Washington Hispanic

hora que Hillary Clinton hizo historia al ser la primera mujer en Estados Unidos en ser la nominada presidencial de uno de los principales partidos políticos del país, los militantes del Partido Demócrata se enfocan en la difícil tarea de cerrar filas tras la nominada.

El candidato Bernie Sanders dice que seguirá en la contienda hasta al menos la última primaria, que será el martes que viene aquí en Washington, pero él mismo sostiene que su principal prioridad es asegurar que Donald Trump no llegue a la Casa Blanca, y ahora los esfuerzos se centran en trabajar para que quienes apoyan a Sanders den el visto bueno a la candidatura de Clinton. Una de las soluciones que buscan es integrar algunas de las ideas de Sanders en la plataforma del partido, que se discutió en reuniones esta semana en la capital federal. La plataforma es el documento que señala los principios, ideales y prioridades del partido, y este año se espera que incluya propuestas apoyadas por Sanders, como un alza en el salario mínimo federal a $15 la hora, una oposición a tratados comerciales que Sanders dice perjudican a trabajadores en Estados Unidos, y una ampliación de cobertura médica bajo el llamado Obamacare, entre otros temas.

Uno de esos “otros temas” incluye apoyar y abogar por una reforma migratoria integral. El congresista demócrata Raúl Grijalva, de Arizona, uno de los principales legisladores que apoyaba la candidatura de Sanders, habló ante el grupo que formula la plataforma, diciendo que “debemos tomar el camino justo y moral” y hacer de una reforma migratoria la principal prioridad y luchar en contra de las deportaciones que están separando a las familias. Este tema, indicó Grijalva al grupo, es de suma importancia especialmente dado la retórica antiinmigrante del candidato republicano Donald Trump.

“El nominado republicano ha usado este tema como una manera de instar el miedo y usar ese miedo para aumentar su apoyo”, dijo Grijalva. “Tenemos que detenerlo. Nosotros los demócratas tenemos la oportunidad de ir por el camino recto y correcto en cuanto a la reforma migratoria, e insistir que ésta sea una prioridad para el partido. También tenemos que insistir que se detengan las deportaciones y asegurar la reunificación de las familias de inmigrantes. Dejemos de hablar sobre el tema y hagamos algo concreto para consolidar al partido e ir hacia adelante”.

Mientras tanto, un grupo de organizaciones latinas exige que Trump se disculpe por comentarios controversiales que ha hecho sobre el juez Gonzalo Curiel en el juicio en su contra que investiga irregularidades en la ahora cerrada Universidad de Trump. Los grupos, incluyendo el Consejo Nacional de la Raza (NCLR, en inglés), Voto Latino y el Colegio Nacional de Abogados Hispanos (NHBA), critican a Trump por decir que el juez Curiel no va a ser justo porque es mexicano-americano y “seguramente” está en su contra. Curiel nació en el estado de Indiana de padres mexicanos.

“Los comentarios sobre Curiel son racistas. Este ataque en contra del juez Curiel es otro intento de Trump de demonizar a la comunidad hispana. Aunque Trump ha ofrecido que no volverá a comentar sobre el juez o el caso, en ningún momento se disculpó, y esto es inaceptable”, comentó Janet Murguía, presidenta de NCLR.

“El ataque de Trump es un ataque en contra de todos los jueces honestos, honorables y diversos en nuestra nación”, señaló Roberto Maldonado, presidente de HNBA.

Sanders anunció que telefoneó a Hillary Clinton para felicitarla por sus victorias.