Soñadores y “tepesianos” celebran tras aprobarse ley en Cámara Baja

MTA
MTA

Alan Fram / AP

La Cámara de Representantes votó el jueves a favor de crear un mecanismo para la naturalización de los llamados Soñadores (dreamers), de trabajadores agrícolas migrantes y de inmigrantes que huyeron de la guerra o desastres naturales y son protegidos por el TPS, dándole a los demócratas una victoria en la primera votación del año en un tema que enfrenta –una vez más- difíciles perspectivas en el Senado.

En una votación prácticamente partidista de 228-197, los legisladores aprobaron una iniciativa que ofrece estatus legal a cerca de 2 millones de dreamers –jóvenes que fueron traídos de manera ilegal al país durante su infancia- y para cientos de miles de migrantes recibidos por motivos humanitarios procedentes de decenas de países que atraviesan graves problemas.

Posteriormente, votaron 247-174 una segunda medida que crea protecciones similares para un millón de obreros agrícolas que han laborado ilegalmente en Estados Unidos. El gobierno calcula que ese grupo representa la mitad de los trabajadores del campo en el país.

Nueve republicanos votaron junto con todos los demócratas a favor de la medida de los dreamers, y 30 de ellos respaldaron el proyecto de ley de trabajadores agrícolas, dándole un matiz más bipartidista.

Aun así, ambas medidas encontraron oposición de los republicanos, que insisten en que cualquier iniciativa migratoria refuerce la seguridad en la frontera con México, donde un gran número de migrantes ha intentado cruzar en las últimas semanas.

Aunque los dreamers cuentan con un sólido apoyo público y los jornaleros migrantes son uno de los pilares de la industria agrícola, sus posibilidades de aprobación en el Senado son poco alentadoras, ya que los 50 senadores demócratas necesitarán que al menos 10 republicanos rompan filas con su partido.

El panorama es aún menos auspicioso para el objetivo más ambicioso de Biden de una medida que facilite la naturalización de los 11 millones de inmigrantes que viven sin autorización en Estados Unidos, relaje las restricciones de visado, mejore la tecnología de seguridad en la frontera y envíe miles de millones de dólares a Centroamérica para atacar los problemas de origen que obligan a las personas a emigrar.

Los demócratas aseguran que sus medidas no están dirigidas a la seguridad fronteriza sino a atender el problema de los inmigrantes que merecen ayuda.

“Son una parte muy grande de nuestro país”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, sobre los dreamers, quienes al igual que muchos inmigrantes trabajaron en la primera línea durante la pandemia.

“Estas comunidades inmigrantes, fortalecen, enriquecen y enaltecen a nuestro país, y se les debe permitir quedarse”, concluyó.