Pequeña ciudad fronteriza de Texas es una vía para niños migrantes

MTA
MTA

AP
Washington Hispanic:

Mientras la oscuridad se pone en el Río Grande, agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos escuchan bombas que inflan balsas a través del río en México. Está a punto de ponerse ocupado.

En menos de una hora, las balsas dejan a unas 100 personas en seis viajes a los Estados Unidos, incluyendo muchas familias con niños pequeños y niños de tan solo 7 años viajando solos.

Todos ellos llevan pulseras de plástico amarillo numeradas que parecen que podrían ser utilizadas para entrar en un concierto o parque de diversiones, y todo el mundo las arranca y las arroja al suelo después de poner un pie en las grandes letras negras estadounidenses en las pulseras que se leen, «Entregas», o «Entregas», aparentemente un mecanismo para que los contrabandistas rastreen a los migrantes que están transportando a través del río que separa Texas y México.

Roma, una ciudad de 10.000 habitantes con edificios históricos y escaparates a bordo en el Valle del Río Grande de Texas, es el último epicentro de los cruces ilegales, donde un número creciente de familias y niños están entrando a los Estados Unidos para pedir asilo.

Las autoridades estadounidenses informaron de más de 100.000 encuentros en la frontera sur en febrero, el más alto desde una racha de cuatro meses en 2019. Más de 16.000 niños no acompañados estaban bajo custodia del gobierno el jueves, incluidos unos 5.000 en instalaciones deficientes de aduanas y protección fronteriza de Estados Unidos.

El presidente Joe Biden, a quien muchos migrantes ven más acogedor que su predecesor, rechazó el jueves las sugerencias de que las políticas migratorias de su administración son responsables del aumento de las cifras. En su primera conferencia de prensa desde que asumió el cargo, Biden dijo que el gobierno tomará medidas para sacar más rápidamente a cientos de niños y adolescentes migrantes de centros de detención estrechos.

En el Río Grande, un contrabandista se negó cuando un agente estadounidense le pidió que aterrizara río abajo en un raro parche de arena, quejándose de que otro agente perforó su balsa días antes. El agente lo tranquiliza y negocia un aterrizaje lejos de ramas retorcidas.

«Niños a bordo», grita otro contrabandista a las autoridades.

Cuando las balsas se acercaron a la costa el miércoles por la noche, los contrabandistas saltaron a las aguas poco profundas, levantaron a los niños y tomaron las manos de adultos alineados para bajarse de las balsas. Los migrantes caminaron  o son llevados  unos pasos, y el contrabandista se dio la vuelta para el siguiente pasajero sin tocar tierra firme.

Una niña de 7 años llamada Kaylee se defendió de las lágrimas mientras se lamentaba dejando su teléfono en la balsa. Un contrabandista le dice que no, y parece encogerse de hombros. El número de teléfono de su madre está escrito en un marcador negro en el brazo de su camisa.

Agentes estadounidenses escoltan a grupos de migrantes a una media milla sobre caminos de tierra hasta una calle sin salida en el borde de Roma, donde otros agentes de una mesa plegable blanca examinan documentos de identificación, toman nombres y destinos y responden preguntas. Los niños que viajan solos están separados de las familias, y la gente pone sus objetos de valor en bolsas de plástico.

Desde allí, se dirigen a un estacionamiento cercano y se suben a autobuses, furgonetas y SUV. Se supone que los niños no acompañados deben ser retenidos por cbp no más de 72 horas, pero a menudo se mantienen más tiempo porque los servicios de salud y humanos de los Estados Unidos carecen de espacio. Salud y Servicios Humanos está albergando a niños en el Centro de Convenciones de Dallas y dijo que abrirá instalaciones de emergencia en lugares o bases militares en San Antonio, El Paso, San Diego y otros lugares.

El gobierno de Biden expulsa a casi todos los adultos solteros sin la oportunidad de solicitar asilo bajo los poderes relacionados con la pandemia declarados bajo una ley de salud pública. Pero seis de cada 10 personas de familias migrantes encontradas por las autoridades en febrero pudieron permanecer en Estados Unidos para pedir asilo. Las autoridades dicen que las expulsiones familiares se han visto limitadas por la renuencia de México a aceptar algunas de ellas, particularmente del Valle del Río Grande, el corredor más concurrido para los cruces ilegales.

En 2019, los migrantes centroamericanos favorecieron una zona cercana para cruzar, pero un muro construido durante la presidencia de Donald Trump los ha acercado a los gitanos, donde el canal es relativamente estrecho pero la corriente es rápida.

Un joven de 17 años de El Salvador dijo que salió de su casa recientemente porque se sentía amenazado por pandillas y cree que Biden simpatiza con los migrantes. Cuando se le preguntó cómo sabía de las posiciones de Biden, dijo: «gente que habla».

Maynor Cruz, de 29 años, dijo que las políticas de Biden no tenían nada que ver con su decisión de dejar San Pedro Sula, Honduras, hace unos dos meses, pero escuchó que a las familias con niños pequeños se les permitía permanecer en Estados Unidos.

Cruz dijo que estaba feliz de estar en Estados Unidos después de un viaje traicionero a través de México, durante el cual alguien trató de secuestrar a su hija. Salió de Honduras con su esposa e hijos, de 7 y 2 años, porque perdió su trabajo en una fábrica de condimentos cuando la pandemia golpeó y su casa fue destruida por una tormenta tropical en noviembre. Fue capaz de recaudar suficiente dinero para el viaje a través de la familia en los Estados Unidos.

«Es difícil empezar desde cero (en Honduras) con lo que se gana allí», dijo.

En el río, una calma se instaló después de la fiebre inicial. Cbp informó que el miércoles tomó a 681 niños no acompañados bajo custodia. Ese total excluye a los mexicanos, que normalmente son reajustados inmediatamente.