No más niños detenidos

MTA
MTA

Víctor Caycho
Washington Hispanic.

Miles de estudiantes de las escuelas elementales, intermedias y secundarias del país escribieron emotivas cartas de apoyo y solidaridad dirigidas a los centenares de niños que cruzaron solos la frontera de Estados Unidos y que hoy se encuentran encerrados, algunos de ellos con sus madres, en varios centros de detención familiar.

on una demanda para que el gobierno clausure definitivamente los centros de detención familiar que albergan a centenares de niños y madres que ingresaron a Estados Unidos sin documentos por la frontera, el miércoles 9 se inició una vasta campaña nacional denominada ‘Un Deseo por las Fiestas de Navidad’.

Esta operación la protagonizan miles de estudiantes de las escuelas elementales, intermedias y secundarias del país, quienes han escrito cartas y tarjetas navideñas de apoyo y solidaridad con los menores que hoy se encuentran internados en dichos centros.

La iniciativa fue lanzada desde un salón del Capitolio en Washington, por el Grupo de Trabajo de Mujeres Congresistas sobre Reforma Migratoria y la organización We Belong Together.

A los niños de Centroamérica, que han llegado escapando de las drogas, de las pandilleros, de los narcotraficantes o de los violadores, nosotros debemos buscarles un santuario seguro en esta nación”.

Como invitado especial asistió el congresista Luis Gutiérrez, de Illinois, quien se solidarizó con los propósitos de la campaña. Tras felicitar a los niños participantes, en especial a tres de ellos que asistieron a la ceremonia –dos de Richmond y una del Norte de Virginia-, dijo que “a los niños de Centroamérica, que han llegado escapando de las drogas, de las pandilleros, de los narcotraficantes o de los violadores, nosotros debemos buscarles un santuario seguro en esta nación”.

Norma Torres, quien debutó este año como congresista demócrata de California, también exigió el cierre definitivo de los centros de detención familiar localizados en el condado de Berks, Pensilvania, y en Karnes City y Dilley, ambos en Texas.

La misma petición fue hecha por las representantes Lucille Royball-Allard (California), quien preside el grupo de trabajo, Zoe Lofgren (California), Grace Meng (Nueva York), Norma Torres (California), Suzan DelBene (Washington), Linda Sánchez (California), Dina Titus (Nevada) y Judy Chu (California).

También se presentó Coritza Mejía, una joven madre hondureña, acompañada por su hijo de 5 años, Xavier Granados, quienes pasaron dos meses en el centro de detención familiar Dilley, en Texas, de donde salieron en octubre. Ambos deberán ir a la corte de migración en octubre próximo.

Corytza pidió al Congreso y al presidente Obama “que saquen a las familias que están detenidas ahí y que cierren esos locales de detención para que tantas madres con sus hijos no tengan que seguir sufriendo, como lo sufrimos yo y mi hijo, porque eso es muy triste”.

LOS MENSAJES DE LOS NIÑOS

Un niño y dos niñas de Virginia están entre los centenares de estudiantes que escribieron cartas a los niños detenidos.

– Noé Gutiérrez: De 11 años, de Richmond, Virginia, y de padres mexicanos: “Mi mejor deseo de Navidad es que esos niños no solo sean liberados sino que tengan un techo para vivir, que puedan ir a la escuela, que lleguen a ser felices y alcancen un mejor futuro”.

– Yazareth Gutiérrez: De 9 años, hermana de Noé, también de Richmond: “Escribí la carta para que esos niños tengan una vida mejor y sean libres por siempre, y que tengan una Feliz Navidad como todos los niños”.

– Fiorella Zúñiga: De 10 años, ciudadana estadounidense y de padres peruanos: “Yo les dije que deben mantenerse fuertes y que no están solos porque muchos niños vamos a ayudarlos. Mi deseo de Navidad es que salgan libres y que los centros de detención familiar desaparezcan”.