Ford mantiene inversión en Estados Unidos

MTA
MTA

Washington Hispanic
AP

a relación de la industria automovilística con el presidente electo Donald Trump dio el martes un giro dramático después de que Ford Motor Co. decidió cambiar hacia Estados Unidos el destino de una inversión dirigida inicialmente a México, y de que el magnate amenazó a General Motors con imponer aranceles sobre algunos modelos importados.

Ford canceló sus planes de construir una fábrica en el estado de San Luis Potosí, México, a un costo de 1.600 millones de dólares, y en su lugar invertirá 700 millones en una planta en Michigan que construirá vehículos eléctricos y autónomos.

Ford anunció a principios de año que trasladaría la producción del vehículo Focus de Michigan a una nueva planta. Trump criticó reiteradamente ese plan, y Ford fue una de las compañías a las que amenazó con imponer un arancel de 35% a los productos que fabriquen en México y los exporten a Estados Unidos.

Trump incluyó el martes a General Motors en esa lista al afirmar en un tuit que los vehículos pequeños Cruze que GM fabrica en México y envía a concesionarias en Estados Unidos podrían ser objeto de «un gran impuesto fronterizo».

El director general de Ford, Mark Fields, dijo el martes que las fuerzas del mercado determinaron la decisión de la empresa de no construir la planta en San Luis Potosí. La planta en Wayne, Michigan, que fabrica actualmente el Focus, producirá dos nuevos modelos el año entrante y preservará los empleos en la instalación.

Fields dijo que Ford invertirá 700 millones en la planta de Flat Rock para fabricar vehículos híbridos, eléctricos y autónomos. También contratará unos 700 trabajadores a partir de 2018.

«Este es un voto de confianza para el presidente electo Trump y en algunas de las políticas que él podría estar tratando de implementar», dijo Fields el martes en la planta de Flat Rock.