Congelan los desalojos

MTA
MTA

Víctor Caycho
Washington Hispanic

Millones de inquilinos que no podían pagar la renta a consecuencia de la crisis económica originada por la pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19) tienen ahora cuatro meses de alivio, luego de que el gobierno del presidente Donald Trump ordenó la suspensión de los desalojos que pendían sobre esas familias.

La esperada medida entra en vigencia este viernes 4 de septiembre y dura hasta el 31 de diciembre, señaló la Casa Blanca.

La moratoria incluye a los inquilinos que presenten una declaración firmada a los propietarios, bajo los siguientes requisitos, entre otros:

  • Tener ingresos menores a 99 mil dólares anuales, y si es una pareja deben ganar de manera conjunta menos de 198 mil dólares al año.
  • Incluye a las personas que recibieron los cheques de estímulo bajo la Ley CARES.
  • No pueden pagar el alquiler por pérdida de sus ingresos o por gastos médicos extraordinarios pagados de su bolsillo.

Esta medida busca impedir una crisis nacional de familias sin techo que por podría impulsar al mismo tiempo un rebrote de casos de coronavirus.

Una ordenanza anterior venció a fines de julio y desde esa fecha el Capitolio no se había puesto de acuerdo en aprobar nuevas protecciones para los inquilinos.

Organizaciones de defensa de los inmigrantes han aplaudido esta decisión de la Casa Blanca.

El gobierno, a través del Departamento de Salud y Recursos Humanos y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), puso en marcha una orden que prohíbe de los desalojos de millones de inquilinos en todo el país, quienes confrontan serias dificultades para poder pagar la renta de las viviendas que ocupan.

La nueva moratoria entra en vigencia este viernes 4 y se prolongará hasta el 31 de diciembre, según dio a conocer la Casa Blanca en un comunicado.

De acuerdo con esta orden, emitida el martes, los propietarios que violen la prohibición de desalojos podrían enfrentar sanciones penales.

Brian Morgenstern, portavoz de la Casa Blanca, explicó que el objetivo de esta medida es garantizar que las familias que tienen problemas para pagar el alquiler debido al coronavirus no se preocupen de un posible desalojo, ya que esa situación los pondría en un mayor riesgo de exposición a la enfermedad.

La nueva política, publicada esta semana en el Registro Federal, incluye a las personas que ganan menos de 99 mil dólares al año o parejas que ganan de forma conjunta menos de 198 mil dólares en ese mismo periodo, incluidas las personas que recibieron los cheques de estímulo económico bajo la Ley CARES.

Las personas que se encuentren en esta situación también tendrán que demostrar que han hecho esfuerzos para obtener ayuda del gobierno para los pagos de su alquiler, declarar que su incapacidad para pagar se debe a dificultades financieras debido al Covid-19 y que probablemente se quedarían sin hogar si fueran desalojados.

La medida viene a aliviar la situación de unas 40 millones de familias en todo el país, según estimados del gobierno, luego que una protección anterior venció a fines de julio sin que el Congreso federal logre ponerse de acuerdo para ampliar el beneficio.

La moratoria, sin embargo, no proporcionará asistencia financiera a los inquilinos.

Deborah Thorne, subdirectora del Proyecto de Ley Nacional de Vivienda, declaró que “el acceso a la vivienda es fundamental para detener los efectos del coronavirus”.

“En efecto –añadió-, habiendo entre 30 y 40 millones de personas actualmente en riesgo de ser desalojadas de sus hogares al no poder pagar la renta, las acciones de los CDC protegerán a las familias de la falta de vivienda y la inestabilidad que esa situación produce, que es un peligro para todos”.

Celebran medida

Apenas se conoció esta noticia, diversas organizaciones comunitarias y de defensa de los inquilinos y de los inmigrantes celebraron la medida.

Señalaron que gracias a una serie de marchas y campañas, entre ellas “Cancela la Renta”, las nuevas medidas de protección beneficiarán a millones de familias, en especial a las comunidades afroamericana e hispana.