Washington vive “Un día sin inmigrantes”

Jossmar Castillo
Washington Hispanic

os restaurantes estaban vacíos el jueves y en muchos sitios de construcción el ruido de los trabajos era considerablemente mínimo. No se trataba de un día feriado, sino de un movimiento nacional que buscaba probar al gobierno cómo sería Estados Unidos sin la comunidad inmigrante.

MTA

Una iniciativa que se promovió a través de las redes sociales tomó forma en varias ciudades del país, entre ellas Chicago, New York, Los Angeles, Philadelphia y por supuesto, Washington D.C.

El mensaje invitó a las personas a “no ir a trabajar, no abrir nuestros negocios, no comprar en tiendas o por internet, no comer en restaurantes, co comprar gasolina, no ir a clases, no mandar a nuestros hijos a la escuela”.

En la capital de la nación varios restaurantes de lujo y otras cadenas lideradas por inmigrantes o cuya fuerza laboral está compuesta mayoritariamente por personas que han hecho de este país su nuevo hogar, mantuvieron sus puertas cerradas al público.

Uno de esos restaurantes fueron los del chef internacional José Andrés, quien desde hace mucho tiempo denunció los comentarios anti inmigrantes del presidente Donald Trump, desde que estaba en campaña política.

«Trabajamos en tantas diferentes áreas de la economía americana que, si no estamos presentes, ¿a ver cómo continúa América hacia delante?», se preguntó el reconocido chef. “Los inmigrantes formamos parte del ADN de América. América no puede funcionar sin nosotros».

Otro popular restaurante que cerró sus seis sucursales fue Busboys and Poet, mientras que la cadena Sweetgreen hizo lo propio en 20 localidades de la región metropolitana. Otras personas decidieron asistir a sus trabajos por temor a ser despedidos o a perder el ingreso de un día.

Muchos de los que decidieron no ir a sus trabajos o a la escuela en la capital de la nación, se congregaron en el barrio de Mount Pleasant, un sitio históricamente ocupado por inmigrantes hispanos, y con pancartas y mensajes en mano, caminaron unas tres millas hasta la Casa Blanca.

Por la calle 14 los participantes de la marcha organizada por la organización sin fines de lucro Many Languages one Voice (MLOV), gritaban consignas en apoyo a la comunidad inmigrante y contra las políticas de deportación de este gobierno. Una de las pancartas leyó “They will not build walls in our communities (No construirán muros en nuestras comunidades)”.

Esta manifestación se llevó a cabo justo cuando el gobierno federal lanzó una serie de redadas contra la comunidad migrante en todo el país. De acuerdo con cifras del Departamento de Seguridad Nacional, se logró el arresto de más de 638 personas en cinco ciudades, en las que no sólo capturaron a personas indocumentadas con un récord criminal, sino que también incluyó a casi dos centenares de personas con faltas a la ley migratoria.

Durante la marcha, miembros de MLOV pidieron a la alcaldesa del Distrito, Muriel Bowser, que mantenga a las redadas fuera de la ciuad, a la vez que ponga más recursos para garantizar la protección de los residentes indocumentados, y que la ciudad se mantenga como un santuario para los inmigrantes.

48% de los trabajadores de restaurantes son nacidos en el extranjero