Proponen legalizar prostitución en Washington DC

MTA
MTA

Jossmar Castillo
Washington Hispanic

o hay dudas de lo progresista que pueden ser las legislaciones del Distrito de Columbia. Contra todo pronóstico la posesión y consumo de marihuana es legal en la ciudad de Washington, con todo y que el Congreso se oponía a la medida.

Ahora el concejal at large, David Grosso, promueve la descriminalización de la prostitución en la capital de la nación, algo que de darse, convertiría al Distrito de Columbia en la primera ciudad del país donde la prostitución sería una profesión legal.

«Al remover las penas criminales para aquellos en la industria del sexo, podemos sacar a la gente de la sombra, y ayudarles a llevar una vida más sana y segura», dijo el concejal Grosso en una nota de prensa.

La iniciativa recién introducida iría contra lo que se ha discutido anteriormente. Sin embargo, Grosso indica que se hace necesario para servir a esta sección de la comunidad de manera más humana, en vez de alienarla.

Más que crear sitios exclusivos para ejercer la prostitución, la medida se centra en abolir las leyes que criminalizan el ofrecer o servirse de la prostitución. De igual manera abolirían el programa para confiscar los vehículos de quienes busquen sexo por dinero u otros artículos de valor, y repeler las prohibiciones para las operaciones de casas para prostitución.

Grosso trabajó en el proyecto junto con la Coalición de Activistas de los Trabajadores del Sexo, de quienes recibió recomendaciones, a la vez que adoptó medidas que se aplican en otras ciudades del mundo en donde la prostitución es un oficio legal.

La iniciativa co-patrocinada por el concejal At-large, Robert White, no cambia ninguna de las legislaciones que prohiben la coerción o explotación de personas. Tampoco cambia cómo se considera a los menores involucrados en la industria sexual.

Si la legislación, denominada «Ley de Enmienda de la Reducción de la Criminalización para la Promoción de la Seguridad Pública y la Salud», llega a ser aprobada en el Concejo, la comisión del Congreso que supervisa el Distrito de Columbia deberá dar el visto bueno.