Mujeres abarrotan calles de Washington

Jossmar Castillo
Washington Hispanic

os carteles que cientos de personas de mujeres utilizaron para protestar la retórica divisionista del recién electo presidente Donald Trump en la denominada “Marcha de las Mujeres”, están siendo recolectadas por museos, bibliotecas y colegios como tesoros culturales.

MTA

El sábado 21 de enero miles de mujeres, hombres y niños inundaron las calles aledañas al Capitolio en Washington DC. Los participantes pedían respeto a los derechos de la mujer a decidir sobre su cuerpo y hasta habían otros que mostraban su apoyo a la comunidad inmigrante en este país.

«Marchamos por el núcleo moral de nuestra nación, contra el cual nuestro nuevo presidente libra una guerra», dijo la actriz América Ferrara en el acto. «Nuestra dignidad, nuestro carácter, nuestros derechos han sido atacados y una plataforma de odio y división tomó el poder ayer. Pero el presidente no es Estados Unidos… Nosotros somos Estados Unidos y estamos para quedarnos».

Las mujeres alzaban carteles con leyendas como «Las mujeres no retrocedemos» y «Menos miedo más amor», además de otros que criticaban las posiciones de Trump sobre el aborto, la salud, la diversidad y el cambio climático.

La marcha tuvo el apoyo significativo del mundo del espectáculo. La lista de oradores en Washington incluía a Scarlett Johansson, Ashley Judd, Melissa Harris-Perry y el documentalista Michael Moore. Estaba prevista la asistencia de Cher, Katy Perry y Julianne Moore, y actuaban entre otros Janelle Monae, Maxwell, Samantha Ronson, las Indigo Girls y Mary Chapin Carpenter.

Sólo en Washington se reunieron un aproximado de 500 mil personas y el Museo Nacional de Historia Americana envió a parte de sus empleados para que consiguieran los letreros que la gente abandonaron o que no utilizarían después de la cita.

Al menos otras 12 ciudades también realizaron marchas similares como Boston, California, Chicago, y hasta países en otros continentes, en donde bibliotecas y museos locales también se dieron la tarea de recoger los letreros.