López Obrador propone nuevo gobernador del Banco de México

MTA
MTA

AP
Washington Hispanic:

El presidente Andrés Manuel López Obrador propuso el miércoles al hasta ahora secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, para que sea el nuevo gobernador del Banco de México.

En su cuenta oficial de Twitter, López Obrador dijo que Herrera y quien le sustituirá en la secretaría, Rogelio Ramírez de la O, son buenos economistas con los que México aspira a mantener la estabilidad macroeconómica.

Aún falta que el Senado apruebe el nombramiento de Herrera, donde el partido oficialista tiene mayoría.

Las postulaciones generaron posiciones encontradas entre representantes del sector empresarial, analistas y opositores en México.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) manifestó que la postulación de Herrera “genera certidumbre” y es positiva por su experiencia y capacidad de interlocución dentro y fuera del país, pero insistió en que es necesario el “fortalecimiento de la autonomía” del banco central, ya que de eso depende la confianza en esa institución.

Asimismo, la COPARMEX dijo el miércoles en un comunicado que espera que Ramírez de la O mantenga las políticas de su predecesor de apertura al diálogo y disposición a construir acuerdos con el sector empresarial.

El expresidente Felipe Calderón, opositor a López Obrador, elogió los anuncios y dijo en Twitter que representan una “señal positiva para la estabilidad económica”.

Analistas resaltaron los antecedentes académicos y laborales de Herrera, pero cuestionaron su inexperiencia en política monetaria y su estrecha vinculación con el mandatario mexicano, lo que consideraron podría afectar la autonomía del Banco de México.

López Obrador adelantó hace unos días que no iba a a proponer la renovación de Alejandro Díaz de León al frente del banco central, con quien ha discrepado por distintas medidas, sobre todo desde que comenzó la pandemia. Su mandato acaba en diciembre.

Ahora quiso mandar un mensaje de tranquilidad a los mercados adelantando el nombre de su candidato. “Que no haya nerviosismo, que no haya incertidumbre, que se lleve a cabo este relevo de manera ordenada”, dijo.

Según explicó, con “Arturo, un profesional en la materia, y Rogelio, doctor en economía egresado de la UNAM y de Cambridge… continuaremos actuando con responsabilidad, sin endeudar al país, no gastando más de lo que ingrese al erario, con austeridad y honestidad”.

Herrera ha tenido distintos puestos en el Banco Mundial y en la banca privada y de inversión, y es un hombre de confianza del presidente, con el que trabajó desde que López Obrador fue alcalde de la capital (2000-2005). Se hizo cargo de la Secretaría de Hacienda cuando su extitular, Carlos Urzúa, dimitió abruptamente a mediados de 2019 tras mostrar un claro distanciamiento con el ejecutivo.

Urzúa criticó entonces que el gobierno tomara decisiones “sin el suficiente sustento” e hiciera nombramientos de gente no capacitada y con conflictos de interés, algo que él consideró “inaceptable”.

No obstante, Herrera aseguró que no es el presidente quien toma las decisiones en el Banco de México sino su junta de gobierno, y que él tiene “muy claro” la importancia de defender la autonomía de la institución.

“Uno de los temas más importantes… de la estabilidad macroeconómica y financiera es el respecto irrestricto de la autonomía del Banco de México”, dijo en una entrevista con WRadio poco después del anuncio.

Herrera recordó, además, que otros economistas que han sido gobernadores del banco central también salieron de las filas del ejecutivo en turno y que no por eso se cuestionó su independencia.

El futuro secretario de Hacienda también es un antiguo colaborador del presidente mexicano.

López Obrador subrayó que los cambios anunciados servirán para mantener el compromiso de no subir los impuestos ni el precio de las gasolinas, el gas o la luz. “En el destino del presupuesto, primero los pobres”, afirmó.

La crisis económica se cebó con América Latina durante la pandemia y México no fue la excepción, con una fuerte recesión y una pérdida de empleos que poco a poco empiezan a recuperarse.

Según el Fondo Monetario Internacional, la desaceleración regional en 2020 fue del 7%, la mayor contracción de su historia, y México retrocedió un 8,2% en 2020. De cara al futuro, el FMI estima que el país tendrá un crecimiento del 5% en 2021 y del 3% el año siguiente.