Haití: huracán mata a más de 200 personas

MTA
MTA

Pierre Richard Luxama y David McFadden
Les Cayes, Haití / AP

os días después de que el huracán Matthew azotara la remota península suroccidental de Haití con vendavales y fuertes chubascos, autoridades locales y cooperantes internacionales seguían sin tener una imagen precisa de la destrucción.

Pero cuando el clima empezaba a calmarse y se encontró una forma de eludir un importante puente arrastrado por las aguas, caravanas y helicópteros comenzaron a aventurarse a las regiones remotas para evaluar los daños y determinar cómo ayudar a gente que perdió casas, ganado y cosechas.
La cifra de muertes en Haití se elevó a por lo menos 108.

El ministro del Interior, Francois Anick Joseph, anunció la cifra en la capital el jueves 6 mientras autoridades y trabajadores evaluaban la magnitud de los daños.

En principio no se dieron detalles sobre las muertes.

Se registraron cuatro muertos en República Dominicana, hubo tres en Colombia y una en San Vicente y Grenadinas.

En Aquin, una ciudad costera en el sur ante la golpeada ciudad de Les Cayes, la gente caminaba en el lodo en torno a los restos de las diminutas tiendas y casas de madera.

Cenita Leconte fue una de los muchos vecinos de la costa que ignoraron en un principio las llamadas a evacuar sus vulnerables chozas antes de que Matthew tocara tierra el martes como un huracán de categoría 4. Leconte, de 75 años, estaba agradecida de haber cedido finalmente y haber salido con vida de la aterradora prueba.

«Perdimos todo lo que teníamos. Pero habría sido culpa nuestra si nos hubiéramos quedado aquí y hubiéramos muerto», expresó, mientras los vecinos buscaban entre los escombros con la esperanza de encontrar al menos alguna de sus escasas posesiones.

La agencia de protección civil empezaba a hacerse una idea de la situación en el departamento de Grand Anse, indicó la responsable del organismo, Marie Alta Jean-Baptiste. El huracán había dejado impracticables las carreteras de la región y cortado las comunicaciones.

«Sabemos que hay muchos daños en Grand Anse y que se han perdido vidas allí», dijo Jean-Baptiste, añadiendo que la cifra oficial de víctimas aún no incluía los reportes de esa zona.

Al menos 350.000 personas necesitan alguna clase de asistencia tras el desastre, indicó el gobierno. Se trata de la peor crisis humanitaria en el país desde el devastador terremoto de 2010, indicó el vice representante especial de Naciones Unidas para Haití, Mourad Wahba.

La última tormenta de categoría 4 que golpeó Haití fue el huracán Flora en 1963, que dejó hasta 8.000 muertos.