Dan 200 años de cárcel a mareros en El Salvador

MTA
MTA

San Salvador, El Salvador
AP

ompañeros de estudios y maestros de escuelas secundarias de Carolina del Norte llegaron el miércoles 25 hasta la sede del Capitolio en Washington DC, para asumir una dramática defensa de tres estudiantes adolescentes originarios de Centroamérica y arrestados a principios de año durante redadas de inmigración.

El juzgado de Sentencia de la ciudad de San Miguel, a 138 kilómetros al sur de la capital, confirmó el lunes 23 la sentencia de 200 años con seis meses de cárcel a cada uno de los seis elementos de una red de extorsionadores de la Mara Salvatrucha (MS 13) considerados los autores intelectuales.

Según los fiscales de la Unidad Antiextorsiones, se comprobó que los pandilleros Luis David Mejía, Carlos Ernesto Torres, Juan Carlos Sandoval, José Rafael Hernández, Rafael Antonio Melgar y William Alexander Medina, hacían las llamadas telefónicas desde el penal La Esperanza, conocido como la cárcel de Mariona. Se presentaron como pruebas las bitácoras de llamadas y comprobantes de los envíos para pagar la extorsión.

El juzgado también condenó a 44 años de prisión a ocho cabecillas de la Mara Salvatrucha por los delitos de tentativa de homicidio contra agentes de la Policía Nacional Civil. Otros 68 pandilleros fueron condenados por homicidio y extorsiones, a 38 años y medio de cárcel.

Las pandillas están involucradas en el narcotráfico y el crimen organizado, extorsionan y cobran derecho de piso a comerciantes y empresarios del transporte, y asesinan a los que se niegan a pagar.

Mataron a 11
El fin de semana y con órdenes judiciales, la policía salvadoreña capturó en San Salvador, la capital salvadoreña, a siete miembros de la pandilla Barrio 18 Revolucionarios, vinculados al asesinato de 11 personas, entre ellas nueve trabajadores de una empresa distribuidora de energía eléctrica, además de dos campesinos que presenciaron el crimen.

La Fiscalía General de la República giró órdenes de captura contra 14 pandilleros de dicha banda, nueve adultos y cinco menores de edad, a los que se probó su participación en la matanza perpetrada en marzo en el municipio de San Juan Opico, 43 kilómetros al noroeste de la capital. Las víctimas fueron maniatadas antes de ser asesinadas.

El director de la Policía Nacional Civil, comisionado Howard Cotto, informó que los pandilleros capturados serán procesados por los delitos de homicidio agravado y pertenecer a organizaciones terroristas.

Cotto informó el sábado 21 de mayo que otros seis pandilleros siguen prófugos y que uno más –identificado como José Alfredo Landaverde, a quien señalan como el cabecilla de este grupo de pandilleros-, falleció al enfrentarse con las fuerzas de seguridad.

El jefe policial indicó que Landaverde “era el cabecilla de la estructura criminal y él tomó la acción para que se ejecutara a esas personas”. Añadió que a ese sujeto le decomisaron un teléfono “en el cual se encontró el video donde se observa cómo los asesinaron, con lujo de barbarie”.