Estratega republicano: “Demócratas están jugando con las minorías”

MTA
MTA

Mitzi Macias
Washington Hispanic

l primer discurso del presidente Donald Trump ante el pleno del consejo mostró a un mandatario más conciliador, que fue capaz de decir que está dispuesto a trabajar con demócratas y republicanos para conseguir una reforma migratoria, pero cuyo enfoque está primero en asegurar las fronteras y sacar a los malos elementos del país.

Para analizar el discurso, donde Trump delineó sus políticas económicas y migratorias así como sus planes donde “EEUU esté primero”, Washington Hispanic conversó con el estratega republicano Iván García Hidalgo, presidente del Hispanic Leadership Council, quien reafirmó que no hay que temer a las deportaciones masivas porque el blanco de las autoridades son las personas con antecedentes criminales.

Washington Hispanic: ¿Considera que el presidente Trump envió un mensaje más conciliador durante su primer discurso ante el pleno del Congreso?

Iván García Hidalgo: Sí y me parece excelente porque ha sido bien recibido por todos. Las encuestas después del discurso muestran que al 69% le gustó. Eso era lo que faltaba. Las políticas del presidente no han cambiado, lo que ha cambiado es el tono del mensaje.

W.H.:¿Cómo pueden entender los inmigrantes este mensaje ambivalente, especialmente en el tema migratorio?

I.G.H.: Desde un principio Trump dijo que aprobaría una reforma migratoria. Al principio con una retórica bastante caliente y luego fue más concertador. Entre los republicanos hay varios planes para iniciar una reforma migratoria. La posición ha sido que tenemos que deportar a todo elemento criminal y luego buscar una solución para las personas que están acá ilegalmente, pero que cumplen con la ley y no han cometido crímenes.

W.H.: ¿Este discurso abre una puerta de esperanza para los inmigrantes?

I.G.H.: Sí, definitivamente. Lo que se escucha en la prensa es un mensaje que está bastante comprometido con una ideología específicamente de izquierda. Obama ha deportado a más de tres millones y medio de personas y nadie ha dicho nada.

Decían que los republicanos eran racistas y que querían sacar a todo el mundo. Eso es demagogia, una mentira que suele hacer la izquierda con la ayuda de algunos medios de prensa para empujar una agenda y engañar a nuestra comunidad.

Lo único cierto acá es que si no has cometido un crimen y no eres parte de una pandilla y no tienes problemas legales no te va a pasar nada. El enfoque es sacar a los elementos criminales.

W.H. Trump mencionó que apoya un sistema de inmigración basado en méritos. ¿A qué se refiere?

I.G.H.: Lo vemos en Canadá, en Australia, donde reclutan activamente y no están buscando personas que no tengan medios para solventar su estadía en el país. Buscan personas que no tengan antecedentes criminales y que posean un nivel de educación. Eso es más o menos lo que debería estar haciendo EEUU. Deberíamos buscar la mejor gente que necesite el país. Si necesitamos más ingenieros hay que importar ingenieros. Si no necesitamos ingenieros para qué vamos a permitir que entren a competir con los ciudadanos estadounidenses que trabajan duro para mantener sus posiciones y a sus familias. Son situaciones que tienen sentido y que se debieron hacer desde hace mucho tiempo.

W.H.: ¿Qué mensaje lleva a Latinoamérica la idea de construir un muro en la frontera con México?

I.G.H.: No sé por qué podrían tomarlo a mal. Cada país es soberano y tiene el derecho de proteger a sus ciudadanos y sus fronteras. Eso lo vemos hasta en México, donde si agarran a inmigrantes cruzando ilegalmente sus fronteras los deportan de inmediato. No tendría por qué ser diferente en EEUU.

W.H.: Trump ha dicho que “EEUU será primero”; ¿cree que va dejar de lado a Latinoamérica en cuanto a sus políticas de ayuda?

I.G.H.: Lo que dijo Trump es que la responsabilidad del presidente no es el resto de EEUU sino los propios estadounidenses, pero con eso también entiende que EEUU va a ser más fuerte y más seguro si el resto del mundo vive en paz y de una manera sólida.
No vamos a abandonar al resto del mundo, pero al mismo tiempo la prioridad del presidente va a ser EEUU. La educación y la economía son lo principal para esta administración. Trump se enfocará en bajar la deuda y crear mejores trabajos.

W.H.: ¿Cuál cree que ha sido lo mejor del discurso del presidente Trump?

I.G.H.: Hubieron tantos puntos buenos. A mí personalmente el tema de la economía fue lo más importante. Hemos estado desde el final de la administración de George W. Bush hasta el gobierno de Barack Obama con una economía desastrosa. Tenemos el más bajo índice de fuerza laboral participando en el mercado, la más baja en 38 años. Tenemos 13 millones de personas más que reciben cupones de alimentos en comparación a antes de que entrara Obama. La situación es terrible. Lo que necesita el país que la economía crezca. Tenemos a México con un crecimiento de 3.8% y EEUU con 1.9%.
Crear trabajo, bajar la deuda y convertir a EEUU nuevamente en una fuerza global económica es lo que ha prometido el presidente Trump.

W.H. Respecto al futuro de los jóvenes soñadores amparados por DACA existe mucha incertidumbre…

I.G.H.: El presidente debió explicar más su política de inmigración, la cual está enfocada en buscar al elemento criminal, la construcción del muro y luego buscar el camino a la legalidad para los más de 11 millones de indocumentados. Eso daría más tranquilidad a muchas familias que se sienten en el limbo.

W.H. Pero, las noticias son diferentes y hablan de redadas masivas…

I.G.H.: Las personas escuchan rumores que hay redadas y son una mentira. Lo que pasa es que ICE sale a buscar a ciertos elementos con record criminal pero no están buscando a todo el mundo. Lamentablemente tenemos que esperar a ver qué pasa más adelante.

W.H.: El presidente ha mencionado que está dispuesto a trabajar con demócratas y republicanos para aprobar una reforma migratoria. ¿Cree que logrará unidad en el Congreso?

I.G.H.: Sí, van a tener diferencias, pero se buscará el consenso para pasar una reforma migratoria. Hace tiempo que el Partido Republicano quiere pasar algo, pero el Partido Demócrata juega con las minorías, con la comunidad afro-estadounidense, con la comunidad hispana y lo viene haciendo desde hace tiempo y nadie les ha parado la mano. Si los demócratas dicen que quieren ayudar éste es el momento, y no solo usar demagogia para conseguir los votos.
Eso sí, antes que se de una reforma tenemos que asegurar nuestras fronteras y deportar a los criminales que no traen nada bueno a nuestras comunidades y nos dan mal nombre, afectando a toda la comunidad inmigrante. Después vendrá la solución para nuestras familias trabajadoras, honestas y de fe, que lo único que quieren es salir adelante.