Asistente hispana de Hillary Clinton

MTA
MTA

Nelly Carrión
Washington Hispanic

orella Praeli, una joven de 27 años de nacionalidad peruana, se inició a mediados de junio como directora de campaña para asuntos relacionados con la comunidad hispana, un destacado nombramiento otorgado por la aspirante a la candidatura demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton.

«Estamos encantados de que Lorella Praeli, una ‘dreamer’ (soñadora), se una a nuestro equipo por su coraje y perspectiva en la lucha por las familias latinas en todo el país», afirmó la directora de Política Nacional de la campaña de Clinton, Amanda Rentería, en un comunicado enel que se anuncioó su nombramiento.

Nacida en Perú, Praeli pasó casi trece años como «dreamer», como se llama a los jóvenes indocumentados que llegan a Estados Unidos cuando son niños. La peruana será una figura central de la campaña de la ex secretaria de Estado en su intento de conectar con el electorado hispano, crucial para ganar las elecciones presidenciales. La «dreamer» está también llamada a desempeñar un papel destacado a la hora de abordar cuestiones tan importantes como la reforma migratoria.

A la edad de 10 años, Praeli llegó a EEUU con su familia, que buscaba en este país mejores oportunidades para ella, quien había perdido una pierna en un accidente cuando tenía dos años. La familia se ubicó en Connecticut, donde su madre, que trabajaba como psiquiatra en Perú, halló empleo como limpiadora. Praeli pudo cursar estudios en la Universidad de Quinnipiac, en la que se graduó con «summa cum laude», la máxima calificación, y donde se convirtió en una activista en favor de los «dreamers». Ya en 2012, la activista peruana obtuvo la «green card» (tarjeta de residencia), si bien los miembros de su familia aún no tienen estatus legal, como les ocurre a muchas familias de inmigrantes.

Praeli ejerció como directora de políticas de «United We Dream», una de las principales organizaciones defensoras de los inmigrantes jóvenes en Estados Unidos. Desde «United We Dream», la nueva integrante de la campaña de Clinton ha batallado para urgir al presidente de EEUU, Barack Obama, y a los dos grandes partidos, el Demócrata y el Republicano, a adoptar medidas relacionadas con la inmigración.