Elimina los criaderos de mosquito y evita el Zika

MTA
MTA

EDITORIAL

mérica Latina no se recuperaba de un brote de Chikunguña cuando ya tiene otra vez las manos llenas con una epidemia del virus Zika, cuyo alcance es de proporciones mundiales y pueda que se experimente en la Costa Este de los Estados Unidos.

Un brote del virus Zika amenaza con alterar el bienestar de la población mundial. De una manera inadvertida, la enfermedad transmitida por la picadura del mosquito Aedes, se fue proliferando de a poco desde hace dos años hasta convertirse hoy en un problema de salud mundial.

Autoridades de salud han logrado determinar que en los Estados Unidos, incluyendo al estado de Virginia, se han detectado varios casos de Zika en personas que viajaron a uno de los 22 países de América Latina y el Caribe en donde sus consecuencias han sido devastadoras. Tanto así, que los Centros de Control de Enfermedades de este país recomiendan a la gente, especialmente a las mujeres embarazadas a no viajar a estos países.

Lo más lamentable de todo es que sus efectos se están reflejando en recién nacidos que padecen de microcefalia, una malformación del cerebro que causa que los bebés nazcan con la cabeza más pequeña de lo normal y en algunos casos, la muerte, y que los científicos sospechan fue desencadenada por la adquisición del virus durante el embarazo. Sólo en Brasil se han registrado más de cuatro mil casos.

Al ver como esta enfermedad avanza no nos podemos quedar cruzados de brazos esperando a que solamente las autoridades se encarguen de resolver la situación, ya sea a través de fumigaciones o con otros mosquitos genéticamente alterados.

Aunque es poco lo que podamos contribuir a la creación de una vacuna, un proceso que puede tardar entre 10 y 12 años, podemos prevenir la picada del mosquito siguiendo las indicaciones de utilizar repelentes, camisas y pantalones largos, etc. Pero sobre todo podemos tratar de evitar la proliferación de los mosquitos evitando la acumulación de agua fresca en macetas, llantas y envases de plástico que funcionan como criaderos del mosquito.