19 de octubre de 2019Actualizado
Nacional
0

Proponen leyes para proteger a Dreamers y TPS

Se reabre trascendental debate en el Senado

Proponen leyes  para proteger a  Dreamers y TPSEl senador republicano Lindsey Graham, a la izquierda, de Carolina del Sur, destaca los beneficios del proyecto Dream Act of 2019 que patrocina junto al senador demócrata Dick Durbin (de Illinois) y que volvió a ser introducida en la Cámara Alta el martes 26.

Víctor Caycho
Washington Hispanic

Dos importantes proyectos de ley fueron presentados el martes 26 en el Senado, con los que muy pronto se espera reiniciar el debate sobre la necesidad de abrir una vía legal a la residencia permanente y a la ciudadanía tanto para los jóvenes indocumentados amparados por el Programa de Acción Diferida (DACA) como para los beneficiarios del Estatus de Trabajo Temporal (TPS). Ambas iniciativas, en caso de ser aprobadas, favorecerán a cientos de miles de personas.

La primera legislación es de carácter bipartidista y fue reintroducida en la Cámara Alta, esta vez bajo el nombre de “Dream Act of 2019”, por los senadores Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur) y Dick Durbin (demócrata de Illinois).

La propuesta legislativa permitiría que los estudiantes inmigrantes que fueron traídos por sus padres cuando niños y se criaron en los Estados Unidos puedan obtener una residencia permanente legal y eventualmente la ciudadanía estadounidense.

El mismo día fue presentada en el Senado el proyecto denominado Safe Environment from Countries Under Repression and in Emergency (SECURE) Act, patrocinado por los senadores demócratas Chris Van Hollen (Maryland), Ben Cardin (Maryland), Dianne Feinstein (California) y Tim Kaine (Virginia). De acuerdo a sus autores, esta iniciativa permitiría que los beneficiarios de los programas TPS y DED (Deferred Enforced Departure) pueden aplicar por la residencia permanente legal.

Los Soñadores

Graham y Durbin señalaron que el “Dream Act of 2019” busca proteger a los jóvenes conocidos como Soñadores, que han vivido en el país desde que fueron niños. “Son estadounidenses en todo, excepto por su estatus de inmigración. Sin embargo, bajo la legislación vigente no hay una oportunidad para que ellos puedan convertirse en ciudadanos y desarrollar todo su potencial”, dijo Graham. Añadió que la ley que él y Durbin proponen “busca que estos jóvenes talentosos que construyeron su vida aquí puedan contribuir más ampliamente con el país”.

“Ellos tienen poderosas historias que contar y éste puede ser un campo donde ambos partidos pueden trabajar juntos”, afirmó el senador republicano.

El demócrata Durbin, por su parte, recordó que hace 19 años él presentó por primera vez el Dream Act, “y continuaré luchando hasta que se convierta en ley”. También sostuvo que “este es un tema de equidad y justicia estadounidense”, tras agradecer a su colega Graham “por trabajar conmigo nuevamente en este importante esfuerzo bipartidista”.

El proyecto Dream Act of 2019 establece los siguientes requisitos para que los Soñadores puedan obtener la residencia permanente o una posterior ciudadanía:
~Que hayan residido en EEUU desde que llegaron cuando niños.

~Que sean graduados de la escuela secundaria u obtenido un GED.

~Seguir educación superior, trabajar legalmente por al menos tres años o servir en una fuerza militar.
~Pasar una revisión de antecedentes legales y de seguridad y pagar honorarios por la aplicación.
~Demostrar dominio del idioma inglés y conocimiento de la historia de EEUU.
~No haber cometido una felonía u otros crímenes graves y no representar una amenaza para nuestro país.

Con el TPS y DED

Por otro lado, el proyecto SECURE Act fue sustentado por el senador Chris Van Hollen –uno de sus proponentes-, quien señaló que los beneficiarios del TPS “han vivido aquí por años, trabajan, tienen negocios y son nuestros vecinos”.

“No podemos de buena fe enviarlos de regreso a algunos de los lugares más peligrosos del mundo”, explicó, y también hizo notar que “la legislación que estamos presentando tomará acciones permanentes para dar a estas familias certidumbre y seguridad”.

El senador Ben Cardin advirtió que la decisión del gobierno para poner fin al TPS para Honduras, Haití, El Salvador y otros países –así como la cancelación del DED para Liberia-, separará a muchas familias, “y nosotros no permitiremos que esto suceda”.

También el senador Tim Kaine, de Virginia, intervino para destacar que “quienes recibieron el TPS han hecho incontables contribuciones a Virginia y a toda la nación, y esta legislación les permitirá seguir contribuyendo con el país donde ellos viven desde hace años y que ahora aman como su propio hogar”.

Actualmente hay aproximadamente 437 mil personas con TPS viviendo en los Estados Unidos.

 COMPARTIR:
COMPARTIR:
  • googleplus
  • linkedin
  • mail
COMENTARIOS


SECCIONES: