12 de julio de 2020Actualizado 2 de Agosto 2019
Metro
0

Covid-19: Punto Caliente

Para recibir asistencia ante avance de pandemia en DC y MD.

Covid-19: Punto Caliente

Jossmar Castillo
Washington Hispanic

El número de personas afectadas por el nuevo coronavirus aumenta con el pasar de los días y el estado de Maryland, vecino del Distrito de Columbia, vio el miércoles su día con más diagnósticos positivos el miércoles cuando sobrepasaron los mil en 24 horas.

Esta fluctuación se registró apenas un día después de que la Casa Blanca designara al corredor entre las ciudades de Washington y Baltimore, como un “zona roja emergente” durante esta pandemia.

“Este virus continúa propagándose en todas las jurisdicciones y, como he estado diciendo durante semanas, el corredor Baltimore-Washington se ha convertido en una zona roja emergente”, dijo el gobernador de Maryland,Larry Hogan, invitando a las personas a que permanezcan en sus casas por seguridad.

Ante la posibilidad de que esto ocurra, el gobernador anunció que se puso en contacto con la Casa Blanca y recibió confirmación de parte del vicepresidente, de que esta región se convertiría en una prioridad en lo que asistencia se refiere.

Hasta el jueves pasado, administradores de hospitales en Maryland dieron a conocer que los centros médicos siguen en capacidad de hacerle frente a la situación actual. Adicionalmente, el estado trabaja en la habilitación de más hospitales y tiendas de campañas para el tratamiento de personas y la detección de nuevos casos.

En Maryland, los condados de Prince George’s y Montgomery son los que registran más casos positivos con mil 476 y mil 214 respectivamente.

En el Distrito de Columbia, las proyecciones que maneja la ciudad indican que cuando la ciudad alcance el máximo de infecciones, se necesitarán 2 mil 792 camas de cuidados intensivos y mil 453 ventiladores. Esta semana habían 104 camas y 255 ventiladores sin usar.

Congelan salarios y pago de la renta en DC

La alcaldesa de Washington DC, Muriel Bowser, anunció el lunes la congelación de contrataciones, los incrementos de salarios y los viajes del personal de todo el gobierno local, a consecuencia del impacto económico que puede causar la pandemia del coronavirus en las finanzas de la ciudad.

Bowser señaló que el Distrito de Columbia se ha visto obligado a recortar su presupuesto para el próximo año fiscal en 600 millones de dólares. Dijo que ese es el monto previsto que se destinará a la lucha para contener el avance de la infección que hasta el miércoles había causado 27 muertes en la ciudad y más de mil 440 casos declarados positivos.

Al día siguiente, en una sesión virtual sin precedentes en sus 45 años de historia, el Concejo de DC aprobó por unanimidad una nueva legislación de emergencia por el COVID-19 que, entre otras disposiciones, congela la renta en toda la jurisdicción y ordena a las compañías hipotecarias ofrecer la postergación del pago de las hipotecas por hasta 90 días.

Asimismo, protege a los residentes de DC contra cualquier desconexión de los servicios públicos por falta de pago, medida que incluso se amplía a los servicios de cable y telecomunicaciones.

A pesar de que esta legislación se aprobó por unanimidad, algunos concejales mostraron preocupación por haberse eliminado una medida por un monto de $33 millones que podría haber otorgado beneficios de desempleo a los trabajadores indocumentados. Además se suprimió otra iniciativa que creaba un programa de subsidios por $42 millones para residentes que no califican para seguros de desempleo, que son mayormente inmigrantes sin papeles.

La concejal Elissa Silverman, una de los descontentos, criticó haberse excluido a los trabajadores de restaurantes, de servicios y de construcción, “que son los que realmente han construido esta ciudad” a lo largo de los últimos veinte años.
Silverman dijo que la alcaldesa Muriel Bowser hubiera preferido que se estableciera un programa de asistencia en dinero parecido al aprobado recientemente por el condado de Montgomery, Maryland.

ALCALDESA INVOCA RESPONSABILIDAD

La alcaldesa Muriel Bowser invocó “la responsabilidad individual de todos y cada uno de los residentes de DC para cumplir con la ordenanza “Quédate en Casa” que ella emitió la semana anterior.

“La gente debe acatar esta medida, los residentes del Distrito saben lo que necesitan hacer y son responsables de sus propias acciones, por ellos mismos, por su familia y por su comunidad”, dijo.

“Necesitamos la colaboración de la ciudadanía en este aspecto, y también la necesitamos de parte de los propietarios de negocios para que pongan especial atención, porque si ellos no implementan adecuadamente sus operaciones y desacatan la ordenanza, sus negocios serán cerrados”, manifestó.

MD alquila centros de patinaje para posibles morgues

En momentos en que Maryland pasaba de los 120 fallecimientos a consecuencia del coronavirus y el número de víctimas se aceleraba con vertiginosa rapidez, las autoridades del estado dieron a conocer el martes que han arrendado dos locales de patinaje sobre hielo para utilizarlos como posibles morgues improvisadas durante la actual emergencia sanitaria.

El sombrío anuncio lo compartió el Secretario de Salud de Maryland, Robert R. Neall, en una teleconferencia que sostuvo con los miembros de la Junta de Regentes del sistema universitario estatal.

No se informó cuáles eran los locales alquilados ni su ubicación, pero se dijo que estas medidas son precautorias y están de acuerdo con los lineamientos de los Centros para Prevención y Control de las Enfermedades. Así lo explicó Mike Ricci, director de comunicaciones del gobernador de Maryland, Larry Hogan, al señalar que “nosotros planificamos para cubrir todas las posibles contingencias”.

“Pero si todos nosotros nos enfocamos en permanecer en casa y logramos reducir la propagación del COVID-19, no será necesario utilizarlos”, añadió.

La medida tiene como objetivo estar preparados para situaciones tan álgidas como las que acaban de sufrir Nueva York y ciudades europeas, donde las morgues quedaron sin espacio para los cientos de personas fallecidas a consecuencia del coronavirus.

Hasta el lunes por la mañana el número de muertes por la infección llegaban a 91 en Maryland, y subió a 124 la mañana del miércoles, mientras la cifra de casos de coronavirus confirmados aumentó de casi 4 mil el lunes a 5 mil 529 el miércoles, de los cuales mil 210 están hospitalizados.

Neall, quien es miembro de la Junta de Regentes, dijo que funcionarios del Departamento de Salud estatal vienen trabajando a sobretiempo en la creación de un sistema hospitalario temporal, con una capacidad de camas estimada en el 75 por ciento de los actuales hospitales permanentes del estado.

Igualmente reconoció que los suministros hospitalarios son muy escasos, sobre todo máscaras y guantes quirúrgicos y respiradores. “Adquirirlos es la mayor búsqueda del tesoro a nivel mundial”, puntualizó.

Fuentes del estado señalaron que Maryland ha recibido apenas una fracción de los suministros médicos requeridos por la Agencia de Administración de Emergencias (FEMA) y ninguna de las 15 mil bolsas para cadáveres previstas para una contingencia de suma gravedad.

Neall también destacó la habilitación de un hospital de campaña con capacidad para 250 camas en el Centro de Convenciones de Baltimore.

“Esperamos ser capaces de lograr todo lo que hemos organizado para que se consiga el menor número de víctimas”, concluyó.

Tres nuevos hospitales de campaña en Virginia

En tres centros de convenciones de Virginia se levantarán igual número de hospitales de campaña, que funcionarán plenamente a principios de mayo para enfrentar la emergencia por la pandemia del coronavirus, dijo el martes el gobernador demócrata del estado, Ralph Northam.

Los contratos serán firmados ese fin de semana y en mes y medio dichos centros hospitalarios estarán funcionando en su total capacidad, afirmó.

Uno será instalado en el Dulles ExpoCenter, del Norte de Virginia, otro en el Hampton Convention Center y el tercero en el Richmond Convention Center.

Las acciones se toman luego de registrarse 28 casos fatales en el centro de Rehabilitación y Cuidado de Salud de Canterbury, en el condado de Henrico.

Se busca prevenir la propagación del COVID-19 entre otros centros donde se da tratamiento a personas de la tercera edad.
Los nuevos hospitales de emergencia estarán funcionando en seis semanas, sostuvo Northam, quien es médico pediatra de profesión.
El gobernador también dio a conocer que su administración firmó un contrato por 27 millones de dólares con la compañía Northfield, que tiene su sede en Virginia, para proveer equipamiento de protección personal para los médicos y personal de salud que está en primera línea en la lucha contra el coronavirus.

Este lunes debe llegar el primer embarque con estos equipos, procedentes de Asia, afirmó.

“Hemos podido identificar una cadena de suministros que consideramos muy confiable y a través de ella hemos formalizado estas adquisiciones”, sostuvo Brian Moran, Secretario de Seguridad Pública Interna de Virginia.

 COMPARTIR:
COMPARTIR:
  • googleplus
  • linkedin
  • mail
COMENTARIOS