13 de diciembre de 2019Actualizado
Deporte
0

Washington obtiene un título con sazón latino

Latinos se destacan como parte de los Nationals.

Washington obtiene un título con sazón latinoJuan Soto, de 21 años, conectó cinco jonrones en la postemporada mientras se medía a los mejores lanzadores del momento. Fotos: AP.

Redacción
Washington Hispanic

La influencia de los latinos en los Estados Unidos es visible en todas partes, desde la comida, la música y el idioma. En el béisbol esta influencia no pasó desapercibida durante la Serie Mundial, en la que peloteros como Juan Soto, Gerardo Parra y Asdrúbal Cabrera colaboraron con el triunfo de los Washington Nationals para darle el primer triunfo a esta franquicia en 55 años de historia.

Son nueve los toleteros latinos que en algún momento resultaron clave para obtener el tan anhelado triunfo que les fue esquivo durante los últimos años, a pesar de que expertos aseguraban que Washington tenía el equipo ideal.

A pesar de que el deporte fue inventado por los estadounidenses, los latinos han sabido inyectarle música, humor, baile, camaradería y esa picardía que con el pasar de los años grabó en letras doradas el nombre de varias figuras como Albert Pujols, Vladimir Guerrero, Mariano Rivera, entre otros.

En la maquinaria de los Nationals la figura que emergió con una ofensiva imperdonable fue Juan Soto, quien en apenas dos años en la gran carpa ya puede presumir el mote de campeón desde el pasado 30 de octubre, apenas días después de su cumpleaños número 21.

Durante la pasada postemporada Soto se tuvo que enfrentar ante los mejores lanzadores y, con una madurez que muchos describen como la de un veterano en el cuerpo de un joven, El dominicano le pegó de jonrón cinco veces, castigando a Hyun-Jin Ryu y Clayton Kershaw, de los Dodgers de Los Ángeles, y a Gerrit Cole (dos veces) y Justin Verlander, de los Astros durante la Serie Mundial.

Advertisement

El venezolano Asdrúbal Cabrera, quien llegó a mediados de temporada al equipo, defendió la segunda base y fue clave en darle ánimos al equipo para remontar una estadística lúgubre que tenían antes de su llegada.

Gerardo Parra no se puede quedar atrás, quien con sus bateos oportunos mantuvo con vida y sobre todo su aporte anímico con su canción de entrada “Baby Shark”, que puso a bailar a todos en la capital de la nación y que se convirtió en un himno de batalla para los ahora campeones, quienes esperan revalidar su título la temporada que viene.

 COMPARTIR:
COMPARTIR:
  • googleplus
  • linkedin
  • mail
COMENTARIOS