Tras brote de sarampión existe más respaldo a las vacunas

Tras brote de sarampión existe más respaldo a las vacunas En los últimos años, algunos padres han decidido prescindir de las vacunas infantiles por relacionarse con el autismo. Foto: Photos.com.

Tras el brote de sarampión que ha generado titulares durante meses, ahora hay más estadounidenses que dicen que tienen opiniones positivas sobre las vacunas infantiles, según una nueva encuesta de HealthDay/Harris Poll.
De más de 2,000 adultos encuestados, el 87 por ciento dijeron que pensaban que las vacunas que se administran a los niños de forma rutinaria son seguras. Esto representa un aumento frente al 77 por ciento en una encuesta similar del pasado julio.

Otros hallazgos de la nueva encuesta:

• El 82 por ciento de los encuestados afirman que las vacunas deberían ser obligatorias para todos los niños, frente al 77 por ciento en la encuesta de julio.
• El 79 por ciento dicen que hay un nivel al menos moderado de riesgo de que un niño sin vacunar pueda contraer una enfermedad contra la que las vacunas estén diseñadas para proteger. Eso es un aumento de 5 puntos de porcentaje desde la encuesta de julio.
• El 69 por ciento afirman que un niño que contraiga una enfermedad prevenible con una vacuna, como el sarampión, representaría un peligro al menos moderado para los demás niños, frente al 64 por ciento en julio.
La nueva encuesta también reveló que el 77 por ciento de los adultos creen que los padres que no desean vacunar a sus hijos deberían estar obligados a obtener un certificado de un médico que muestre el motivo por el que deciden no vacunar a sus hijos. Y el 72 por ciento creen que si un niño no está vacunado, no se le debería permitir ir a la escuela.

El Dr. Aaron Glatt, vocero de la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (Infectious Diseases Society of America), cree que el cambio es alentador. Y aunque los motivos no están claros, se puede suponer que el brote de sarampión lo impulsa, dijo.

“Creo que el brote de sarampión hace que algunas personas reexaminen los ‘hechos’ sobre las vacunas infantiles”, planteó Glatt. “Desafortunadamente, a veces es necesario asustarse”.

Pero la encuesta también encontró que muchos adultos más jóvenes y padres de niños pequeños siguen creyendo la afirmación desacreditada de que la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubeola (SPR) provoca autismo.

Los CDC señala que el problema es que los viajeros pueden traer el sarampión a EE. UU., y el virus se propaga si las personas no están vacunadas.

HealthDay News

    •  COMPARTIR:

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*