Prevenga enfermedades relacionadas con las piscinas

Prevenga enfermedades relacionadas con las piscinas

Redacción

Washington Hispanic

Hay pocas cosas más tentadoras que una piscina fresca y limpia en un caluroso día de verano. Pero un nuevo informe federal hará que haya que pensárselo dos veces antes de lanzarse al agua.

El 58 por ciento de las muestras de filtros de piscinas tomadas de piscinas del área de Atlanta el verano pasado contenían E. coli, una bacteria que se halla en las heces humanas.

El informe es una señal de que los nadadores con frecuencia contaminan el agua de las piscinas cuando tienen un “incidente fecal” dentro del agua, o cuando las heces humanas se desprenden de sus cuerpos porque no se duchan bien antes de lanzarse al agua, según el informe de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Y aunque el estudio solo se enfocó en las piscinas de la región de Atlanta, los investigadores dijeron que es probable que la contaminación fecal provocada por los nadadores sea un problema en las piscinas públicas de todo el país.

“Nadar es una forma excelente de realizar la actividad física necesaria para permanecer sano”, aseguró Michele Hlavsa, jefa del Programa de Natación Segura de la agencia. “Sin embargo, los usuarios de las piscinas deben ser conscientes sobre cómo prevenir las infecciones cuando nadan”.

Añadió que “hay que recordar que el cloro y otros desinfectantes no matan los gérmenes de inmediato. Por eso es importante que los nadadores se protejan al no tragar agua cuando nadan y que protejan a los demás manteniendo las heces y los gérmenes fuera de la piscina mediante una ducha antes de nadar y al no nadar cuando tengan diarrea”.

Según los CDC, todos los nadadores deben dar los siguientes pasos para evitar que las heces contaminen las piscinas y para porvenir las infecciones:

  • No nade si tiene diarrea.
  • Dúchese con jabón antes de nadar.
  • Enjuáguese en la ducha antes de volver a entrar al agua.
  • Vaya al baño cada 60 minutos.
  • Lávese las manos con jabón tras usar el sanitario o cambiar pañales.
  • No trague agua cuando nade.
  • Llevar a los niños al baño cada 60 minutos o revisar los pañales cada 30 a 60 minutos.
  • Cambie los pañales en el baño o en el área destinada a ello, y no al lado de la piscina, donde los gérmenes pueden contaminar el agua.

 

 

    •  COMPARTIR:

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*