Inactividad física afecta la salud

Inactividad física afecta la salud

HealthDay News

Tomarse un descanso breve de un estilo de vida activo podría hacer más daño de lo que la mayoría de gente cree, advierte un nuevo estudio.

Apenas dos semanas de conducta sedentaria pueden hacer que personas jóvenes y sanas comiencen a perder músculo y a desarrollar grasa alrededor de los órganos. Y esto puede aumentar el riesgo de afecciones como la enfermedad cardiaca y la diabetes tipo 2, que podrían al final conducir a una muerte prematura, informan investigadores.

“Lo alarmante de este estudio es que se realizó con voluntarios sanos. No eran pacientes, ni tenían sobrepeso ni riesgos de diabetes tipo 2”, dijo la investigadora líder, Kelly Bowden-Davies, del Instituto del Envejecimiento y las Enfermedades Crónicas de la Universidad de Liverpool.

“En 14 días, vemos cambios pequeños pero significativos en los marcadores que predisponen a las personas al riesgo”, advirtió.

En el estudio, se pidió a las personas que limitaran su actividad física durante dos semanas. Esto incluyó usar el elevador en lugar de las escaleras, tomar el autobús en lugar de caminar, y quedarse en casa más de lo usual, explicó Bowden-Davies.

Tras dos semanas de vida sedentaria, los participantes perdieron casi una libra de masa muscular magra y la grasa corporal aumentó. El aumento en la grasa corporal tendió a ser en el vientre, un importante factor de riesgo del desarrollo de enfermedades crónicas.

Además, los niveles de aptitud física se redujeron de forma marcada, y los participantes fueron incapaces de correr durante el mismo tiempo o con la misma intensidad que antes, encontraron los investigadores.

La función de la mitocondrias, que es la capacidad de las células de regular la energía, también se redujo, pero el cambio no fue estadísticamente significativo, anotaron los autores del estudio.

“En todo el mundo, las personas se hacen cada vez más inactivas debido a la tecnología, el transporte público, las escaleras eléctricas y los elevadores, y las máquinas que hacen lo que antes hacíamos a diario”, comentó Bowden-Davies.

La buena noticia es que tras volver a un estilo de vida activo, todos esos cambios se revirtieron y volvieron a la normalidad en un plazo de dos semanas, dijo.

“El efecto negativo de un estilo de vida inactivo se puede revertir cuando nos hacemos activos de nuevo”, aseguró Bowden-Davies.

Pero ir al gimnasio un par de veces por semana no revierte las tendencias de una vida por lo demás sedentaria, dijo. El ejercicio es bueno, pero hay que ser activo todo el día, lo que incluye estar de pie y hacer pausas para caminar, planteó Bowden-Davies.

Pero nunca es demasiado tarde para cambiar de estilo de vida y observar mejoras en la salud.

 

    •  COMPARTIR:

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*