21 de septiembre de 2017Actualizado
Metro
0

Centros Vida en busca de nuevo edificio

En sus dos locales en DC atienden gratuitamente a cientos de personas de la tercera edad, pero les falta mucho más espacio.

Centros Vida  en busca de nuevo edificioRosa E. Pizzi, directora ejecutiva de los Centros Vida (Vida Senior Centers), atiende sonriente a una de las inscritas en esa organización. Rosa trabaja con servicios para personas de la tercera edad desde hace 25 años, primero en el condado de Miami Dade, Florida y ahora en Washington DC. Foto: Álvaro Ortiz / Washington Hispanic

Víctor Caycho
Washington Hispanic

M

ayo es el Mes de las Personas de Tercera Edad en el país, y en esta ocasión Rosa Pizzi hace un llamado a las autoridades del gobierno y a la comunidad en general para que la apoyen en su pedido de contar con un nuevo edificio donde se pueda atender a más residentes de Washington DC que cruzan la barrera de los 60 años.

Rosa Pizzi, nacida en Texas, con un Bachillerato en Inglés y un Master en Economía, es la directora ejecutiva de Vida Senior Centers, o Centros Vida en español, donde se ofrece una amplia variedad de servicios, con programas de estudios y entretenimiento, totalmente gratuitos, a la población de adultos mayores que residen en la capital de la nación.

“Estamos hablando con el gobierno de la ciudad y les hemos dicho que nos hace falta un edificio mucho más grande. Por ejemplo, no puedo recibir a personas que utilizan sillas de ruedas porque nuestros locales resultan pequeños y no cuentan con espacio suficiente para que ellos puedan desplazarse”, explica durante una entrevista a Washington Hispanic.

“Las personas siguen llegando, su número se incrementa todos los días y cada vez vemos nuevas caras”, afirma Pizzi, “y el número de hispanos también aumenta, los que llegaron años atrás, trabajaron muy duro y merecen tener un centro donde puedan sentirse parte de la comunidad”.

“Los que asisten no pagan por los servicios, todo es gratis”, recalca la directora.

Quienes deseen inscribirse deben tener 60 años o más, presentar una solicitud con su identificación y otra que pruebe su residencia en Washington DC. También se les pide llevar una prueba de sus ingresos, si lo tienen o están jubilados, por ejemplo la carta del Social Security si están recibiendo fondos por su retiro.

Siempre en movimiento

Los Centros Vida atienden diariamente a unas 125 personas. “Cuando llegué hace tres años no pasaban de 50 personas cada día”, recuerda.

“Nuestros centros están aquí para servir a los mayores de 60 años y tenemos a gente de hasta 93 años, que vienen todos los días a participar en las actividades y servicios que ofrecemos y que les hacen falta”, destaca.

“Aquí vienen trabajadores o jubilados que residen en cualquiera de los ocho Distritos (Wards) de DC y que tienen bajos ingresos, no reciben suficiente comida en casa o están solos”, explica Rosa, “así que nosotros les damos de lunes a viernes un desayuno y un almuerzo saludables”.

El personal de 14 trabajadores en su mayor parte habla español, entre ellos Rosa Pizzi, “idioma que aprendí durante mis años de servicio en Texas y Miami”.

“Damos servicio de salud, les medimos la presión y el nivel de azúcar en la sangre de quienes sufren diabetes. Una nutricionista nos ayuda a preparar comidas saludables, bajas de sal y grasa. Y a la gente les cae muy bien porque ahora necesitan menos insulina y otros mantienen controlada su presión”, señala.

Entre los programas de estudio y de esparcimiento, están los de gimnasia, arte, inglés y computación básica, unido a las clases de Tai Chi y zumba.

“Queremos que nuestros adultos mayores siempre estén moviéndose. Se programan visitas a los museos y otros puntos de la ciudad. Participan en manualidades, incluyendo bordado y joyería”, destaca.

Rosa Pizzi no se cansa de decir que la gente que se atiende en los Centros Vida se aleja de la soledad, una situación que por regla general los lleva a la depresión.

“Damos servicio incluso a personas que nos envían de las clínicas y las salas de emergencia de los hospitales, que se encuentran deprimidas porque viven solos, algo muy malo para cualquier persona y aún más para la tercera edad. Aquí comparten con los amigos, juegan bingo, hacen artes, de todo. Y están muy activos en los centros, pero lo cierto es que ya no cabemos”, explica.

(RECUADRO)
DÓNDE HACER UNA DONACIÓN

• El presupuesto de los Centros Vida es de un millón de dólares al año para los dos centros, provenientes de subvenciones de los gobiernos local y federal, pero resulta insuficiente.
• Por ello, la directora de Centros Vida, Rosa Pizzi, pide la ayuda de la comunidad con donaciones en efectivo.
• Quienes deseen hacerlo pueden dirigirse al sitio web: www.vidaseniorcenters.org o llamar al teléfono 202-483-5800 de Centros Vida.
• También pueden visitar la sede principal: 1842 Calvert Street NW, Washington, DC 20009.

 COMPARTIR:
COMPARTIR:
  • googleplus
  • linkedin
  • mail
COMENTARIOS


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

SECCIONES: