17 de agosto de 2018Actualizado
Especiales
0

Hugo Martínez: Aspiro a ser el candidato de la gente

Ofrece que tal como lo hizo como canciller, así luchará “por los derechos de nuestros compatriotas en el exterior”.

Hugo Martínez: Aspiro a ser  el candidato de la genteDos veces ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, el ingeniero agrónomo Hugo Martínez fue elegido en las primarias de su partido, el FMLN, como su candidato presidencial para las elecciones del 3 de febrero de 2019. Foto: Álvaro Ortiz / Washington Hispanic

Víctor Caycho
Washinton Hispanic

Hugo Roger Martínez Bonilla, ingeniero agrónomo de 50 años, es el candidato presidencial del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), a cuyas filas pertenece desde 1987. Hugo Martínez fue elegido diputado en 2003, hasta su nombramiento como canciller de El Salvador en 2009, con la llegada del FMLN al poder. Ganó la elección interna de su partido el domingo 27 de mayo y en esta entrevista da a conocer sus principales lineamientos en caso de llegar a la presidencia de su país.

WASHINGTON HISPANIC: Usted ganó por amplio margen las elecciones presidenciales internas del FMLN en El Salvador y al conocer los resultados mencionó que debía voltearse la página de la contienda interna.¿Considera que el frente “se convertirá en un solo puño para la victoria en el 2019”, como usted invocó a la ciudadanía?

HUGO MARTINEZ: El FMLN ya está consolidado como un solo puño. En nuestra convención se reafirmó este hecho y desde entonces hemos venido trabajando con la mirada puesta en la victoria del 2019. Es importante decir que uno debe de tener visiones claras y así como en el periodo de las primarias aspiré a convertirme en el candidato de las bases, ahora aspiro a convertirme en el candidato de la gente .

W.H.: Ahora, como candidato presidencial del frente y cuando estamos a menos de seis meses de la elección del 3 de febrero, ¿cómo observa la coyuntura política de su país?
H.M.: La próxima elección presidencial pone de manifiesto en el escenario político de nuestro país una decisión que es fundamental para el desarrollo y futuro del pueblo salvadoreño. Lo que está en juego es el retorno a un modelo de gobierno centrado en los intereses de un pequeño grupo frente al que hemos venido implementando, con un enfoque hacia las grandes mayorías. Y esto se evidencia, por ejemplo, con la intención que ya ha sido revelada por quienes representan a este pequeño grupo que quiere anteponer sus intereses económicos por sobre los derechos de la población, como en la iniciativa para la privatización del agua. Algo que se ha logrado detener solo con el apoyo de todos los sectores sociales denunciando a una sola voz.

W.H.: Cuanto entra a su último tramo el gobierno de Salvador Sánchez Cerén, presidente de la República de El Salvador, ¿cuál es el balance de la labor realizada?
H.M.: Siempre he dicho que el gobierno ha tenido aciertos y desaciertos. El gobierno ha implementado programas muy exitosos, le ha dado un rumbo positivo a la agricultura, se han impulsado los programas sociales, como los paquetes escolares y paquetes agrícolas, que con un gobierno de derecha estos programas se revertirían. En mi gobierno, vamos a perfeccionar los programas sociales.

W.H.: Esos son evidentemente los aciertos, ¿y cuáles son los errores?
H.M.: Sí, el gobierno ha tenido temas sensibles como el de los subsidios. Pero son errores que se están corrigiendo, por ejemplo, con la modificación en el subsidio a la energía eléctrica a la población que más lo necesita. Tengo la mejor disposición de ir resolviendo poco a poco los problemas que me han planteado en este proceso de recolección de insumos para mi próximo plan de gobierno. Vamos a corregir lo que no se ha hecho bien, y nos vamos a atrever a hacer cosas nuevas.

W.H: ¿Qué tipo de cambios debería promover el frente por ejemplo?
H.M.: En la campaña interna dije que el FMLN debería recuperar su cercanía con la gente, debería de atender el llamado que la gente le estaba haciendo, que estemos entre ellos, con ellos, resolviendo sus problemas. Y en eso estamos trabajando. Es claro que hay mucha gente que nos dice que el FMLN debería de volver a sus orígenes, a su proyecto histórico, que no tiene que ver exactamente con la definición de la viejas definiciones clásicas de una agrupación política, sino que tiene que ver con lo que el FMLN se proponía hacer por la gente y lo que el FMLN lograba por la gente, una identidad muy grande con los intereses, con los problemas y con la solución de los problemas de la gente.

W.H.: ¿Cuáles serán los principales enfoques de su mensaje a la ciudadanía durante la campaña venidera y qué ofrecerá su programa de gobierno?
H.M.: La ciudadanía debe saber que tenemos claro cuáles son sus preocupaciones fundamentales y las vamos a transformar en oportunidades. En los diversos encuentros que he sostenido con la población a lo largo y ancho del país, me han manifestado como sus principales preocupaciones la generación de empleo con crecimiento económico, la seguridad y la continuidad de los programas sociales.
Mi propuesta la llamo el “Triángulo Virtuoso”, que consiste en la aplicación de programas estratégicos para estas tres áreas a manera de transformarlas en una oportunidad y que estas tengan una sinergia entre sí, como la creación de polos de desarrollo que contemplen educación y generación de empleo de acuerdo a la zona, aspectos que inciden en la seguridad. Un ejemplo de esto sería la preparación de técnicos jóvenes en el área de procesamiento, empaque y venta de productos agrícolas, de manera que tengan una formación que les permita incorporarse al sector productivo, lo que los aleje de las pandillas.

W.H: ¿Cree que es necesario fortalecer aún más las relaciones de su país con el gobierno de los Estados Unidos?
H.M.: En el marco del concierto de naciones, es importante tener relaciones con todos los países del mundo, por supuesto que yo voy a cultivar esas relaciones, como lo he demostrado durante todo mi período como canciller. Y no voy a perder de vista que hay casi un tercio de salvadoreños residiendo en los Estados Unidos, que hay que velar por sus derechos, por sus intereses. Tenemos una visión común con Estados Unidos en el tema de la seguridad y la lucha contra las drogas. Tenemos una visión en la lucha contra las pandillas. Y eso hace que, no porque uno tenga una concepción ideológica sino una concepción práctica de que la relación con los Estados Unidos sea fluida, sumamente estrecha y que nos permite que, no solo El Salvador, sino también otros países de la región sean sujetos de cooperación de los Estados Unidos como en el marco del Plan de la Alianza para la Prosperidad. Dicho sea de paso, El Salvador ha sido reconocido como el más exitoso, de los tres países, de la puesta en marcha del Plan Alianza para la Prosperidad en el Triángulo Norte.

W.H.: ¿De ganar las elecciones, habrá algún cambio en la estrategia a seguir para reducir la migración de salvadoreños a Estados Unidos y otros países?

H.M.: Tengo claro que para reducir la migración de nuestra población debemos ser capaces de ofrecerles oportunidades de desarrollo acá en el país. Por eso reitero que trabajando para responder a las tres grandes preocupaciones vamos a generar mejores condiciones de desarrollo en nuestro país con lo cual estaremos desincentivando la migración. Si como canciller tuve una gestión intensa en favor de los derechos de nuestros migrantes, como presidente redoblaré el trabajo del Estado Salvadoreño a favor de nuestros compatriotas y sus familias, y no dudaré en utilizar todos los mecanismos disponibles al ostentar la máxima investidura.

W.H.: ¿Considera que su país está preparado para recibir a los miles de beneficiarios del TPS que deberán retornar a El Salvador cuando finalice el programa?
H.M.: Quiero señalar que el gobierno ha puesto en acción el programa “El Salvador es tu casa” con una visión que articula los servicios públicos para nuestros retornados. Este programa se construyó con la experiencia de diversos proyectos que han sido exitosos y que en mi Gobierno continuaremos fortaleciendo para apoyar a nuestra población que se enfrenta a esta condición de vulnerabilidad.

W.H.: ¿Cuál es su mensaje para los residentes salvadoreños en Estados Unidos y en general a los que viven en el exterior?
H.M.: Ya he tenido acercamiento con salvadoreños en el exterior, específicamente en Estados Unidos, donde la gente me agradecía el trabajo que realicé como ministro de Relaciones Exteriores. A ellos aproveché para decirles que así como luché como canciller, así lucharé como presidente por los derechos de nuestros compatriotas en el exterior. De esos insumos he recibido que hay que darle más protagonismo a nuestros compatriotas en el exterior. Tengo una propuesta de incorporar compatriotas en el exterior al gabinete de gobierno. También me han planteado el tema de brindarles más oportunidades de inversión para los compatriotas que deciden retornar al país. Así que hay mucha coincidencia, mucho compromiso de mi parte con nuestra comunidad salvadoreña en el exterior.

 COMPARTIR:
COMPARTIR:
  • googleplus
  • linkedin
  • mail
COMENTARIOS


SECCIONES: