24 de septiembre de 201801 de Noviembre 2014, 04:30 pm.
Especiales
0

Conmemoran vida y obra de monseñor Romero

A pesar de las innumerables amenazas de muerte, su amor por la gente lo mantuvo firme para denunciar las injusticias.

Conmemoran vida y obra de monseñor RomeroCreciendo juntos, don Santos experimentó de la bondad de su hermano, quien de grande se convertiría en un incansable luchador por los derechos humanos. Foto: Álvaro Ortiz / WH
E

ste 24 de marzo el pueblo salvadoreño y miles de compatriotas alrededor del mundo conmemoran un año más del asesinato de monseñor Óscar Romero, un líder católico que se destacó internacionalmente por la lucha contra las desigualdades en este país centroamericano, en momentos en que la opresión estaba a la orden del día.

Este 24 de marzo se harán 35 años desde que don Santos, aparte de su sacerdote, perdió un lunes por la tarde a uno de sus hermanos mayores con quien creció en un su casa en Ciudad Barrios, en el Departamento de San Miguel.

Santos Gaspar Romero tiene 80 años, pero recuerda cada detalle de ese fatídico día como si fue ayer. Justo en la celebración de una eucaristía, un francotirador hiró mortalmente a monseñor. El autor intelectual de este crimen, fue señalado como un Mayor del ejército salvadoreño.

“Estaba trabajando en Antel (Administración Nacional de Telecomunicaciones), cuando a las 6:00 de la tarde me llega la noticia. Corrí al hospital. Cuando llegué lo vi entrar en una camilla, pero ya estaba muerto”, compartió don Santos en una entrevista con el Washington Hispanic, en compañía de su nieto, quien lleva el mismo nombre que monseñor, Óscar Romero.

Pero más que su muerte, don Santos se regocija al ser testigo de lo que su hermano logró conseguir. Desde pequeño, el amor de monseñor Romero por las cosas de la iglesia fue indiscutible.

Su madre Guadalupe Galdámez, dijo alguna vez que por haber nacido un 15 de agosto, el día de la virgen de la Asunción, un día de celebración en El Salvador, su hijo Óscar llegaría a ser alguien grande. Y no se equivocó. “Mientras otros hacíamos deportes, él prefería estudiar y después ir a la iglesia para orar o ayudar al padre en lo que necesitara”, recuerda don Santos.

En su familia nadie más ha demostrado tanta pasión por los asuntos religiosos. Después de él, solo una de sus sobrinas, Digna, sirvió por un tiempo como monja en El Salvador hasta que se retiró. Su amor por la gente fue más allá. Aunque le comentaba a sus hermanos sobre las constantes amenazas de muerte anónimas que recibía a causa de sus fuertes creencias, se mantuvo firme para denunciar las injusticias de la que eran víctima los más humildes.

En compañía de su nieto, quien lleva el mismo nombre que monseñor, Óscar Romero, don Santos visitó la capital estadounidense para participar de un homenaje en honor a monseñor Romero. Foto: Álvaro Ortiz / WH.

San Romero de América, el santo de los pobres” fue asesinado un 24 de marzo.

“-Como ser humano, tengo miedo. Sé que me van a matar- me dijo una vez”, cuenta don Santos. Ese día le dijo de los ofrecimientos que el Papa Juan Pablo II le hizo a través del nuancio de trasladarlo o mandarlo de vacaciones hasta que pasara el peligro, pero lo rechazó. “-Sé que me van a matar, pero desde ya perdono a los que lo harán-”, contó a don Santos.

Este año la conmemoración de la muerte de monseñor tiene una tónica más solemne. Y es que el pasado 3 de febrero de este año el Vaticano ratificó al siempre recordado arzobispo como mártir y el 23 de mayo en la capital salvadoreña, un paso más cerca a la beatificación. Esto ha hecho que desde ya la gente se refiera a monseñor como “San Romero de América, el santo de los pobres”.

“Te puedo asegurar que el 95% de los salvadoreños está contento, alegre y optimistas, esperando la fecha que dijo el Papa. Ya el gobierno dijo que va a haber una celebración nunca vista y que no habrá otra ceremonia igual”, dijo don Santos emocionado, refiriéndose al evento en el que se espera que participen cardenales de la iglesia católica, presidentes y embajadores de otros países, importantes personalidades y por supuesto el pueblo salvadoreño.

Para este sábado 21, la Alcaldía del Distrito de Columbia y otras autoridades gubernamentales programaron una ceremonia en la que se dará la bendición oficial del primer edificio en honor a monseñor Óscar Arnulfo Romero en los Estados Unidos, en la que también se develará una escultura.

“Me he sentido sorprendido, porque nunca imaginaba que en una ciudad como esta hubiese un homenaje para él” comentó don Santos agradecido por el reconocimiento a su hermano mayor, San Romero de América

Jossmar Castillo, Washington Hispanic.

 COMPARTIR:
COMPARTIR:
  • googleplus
  • linkedin
  • mail
COMENTARIOS


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

SECCIONES: