17 de julio de 2018Actualizado
Deporte
0

Francia y Croacia quieren levantar la Copa

Esta es la segunda ocasión que ambos equipos se ven las caras en mundiales.

Francia y Croacia quieren levantar la CopaAntoine Griezmann, de Francia, y Luca Modric, de Croacia, militan en el fútbol español y se conocen bien. Ambos jugadores quieren llenar de orgullo a sus naciones al alzarse con la Copa. Fotos: AP.

Jossmar Castillo
Washington Hispanic

No es Brasil, tampoco Alemania. Mucho menos Argentina, pero los fanáticos del fútbol alrededor del mundo estarán pendientes para ver qué selección entre Francia y Croacia se corona como la nueva campeona del mundo.

Tras un mes de competiciones, estas dos naciones europeas lo darán todo por ser la que levante la Copa del Mundo. Francia ganó su boleto al doblegar a Bélgica, y Croacia hizo lo propio con Inglaterra.

Curiosamente esta es la segunda ocasión que ambas naciones se ven las caras en esta competición. La última se llevó a cabo en julio de 1998 en unas semifinales que Francia ganó, para después vencer a Brasil en la final.

Pero los croatas vienen con ganas de revertir la historia. Y vaya que lo han hecho. Sin que nadie los mencionara como posibles candidatos al título, Croacia llegó al mundial con un equipo maduro y le pasó por encima a Argentina en la ronda regular, y le ganó a Dinamarca y a Rusia en octavos y cuartos de final, respectivamente, por la vía de los penales.

Francia, por el otro lado, consta de un equipo joven comandado al ataque por el extremo Kylian Mbappé y el delantero Antoine Griezmann. Con apenas 19 años, Mbappé crea peligro cada vez que tiene la pelota.
Por el lado de los croatas, el ritmo de juego está en los pies de Luca Modric. Con 32 años, el capital de la escuadra, que milita en el Real Madrid, se ha llevado el reconocimiento de ser el mejor jugador del partido en tres ocasiones.

El juego será a las 11 de la mañana del 15 de julio.

Un Mundial marcado por las debacles de varios favoritos acabará con una final inédita y de contrastes.
Alemania, Brasil, Argentina, España. Todos los grandes quedaron en el camino. Italia y Holanda ni siquiera se clasificaron. La final enfrentará la juventud y diversidad de Francia contra la veteranía y tenacidad de Croacia.

Kylian Mbappé es el referente de la nueva Francia, un conjunto que reúne a varios de los futbolistas más caros del planeta. El extremo de 19 años, autor de tres goles en Rusia, es rodeado por otros carismáticos talentos como el delantero Antoine Griezmann y el volante Paul Pogba. Con una edad promedio de 26 años, Les Bleus se presentaron junto a Inglaterra con el segundo plantel más joven del torneo, solo por detrás de Nigeria.

La edad promedio de los croatas es de 27,2 años, en el punto medio de las 32 selecciones participantes, pero su once titular supera los 29, incluyendo sus tres excepcionales mediocampistas: Luka Modric (32), Ivan Rakitic (30) e Ivan Perisic (29), además del delantero Mario Mandzukic (32).

Mientras que los croatas acumulan 360 minutos de juego en tres partidos disputados en 11 días, Francia suma 270 y tendrá un día extra de descanso con miras a la final del domingo en el estadio Luzhniki de Moscú.

Al sacar cuentas, Modric y compañía esencialmente han disputado un partido más que los franceses. No se inmutan por ello. “Ya verán quién acabará cansado”, afirmó Modric al resumir la actitud desafiante del equipo.

Francia se proclamó campeona de la Eurocopa como local en 1984 y luego en Holanda en el 2000. Pero no han vuelto a levantar un trofeo desde que su actual técnico Didier Deschamps alzó la Copa del Mundo como capitán el 12 de julio de 1998 en el Stade de France.

Esa fue la primera y única vez que Francia subió al trono, haciéndolo con un plantel igual de diverso que el que Deschamps dirige dos décadas después.

El Mundial de 1998 fue el primero que Croacia disputó como nación independiente, luego del resquebrajamiento de Yugoslavia.
Con la excepción del torneo de 2010, los croatas se clasificaron a todos los siguientes mundiales, pero sin sortear la fase de grupos. Su eterna deuda era igualar o superar la actuación de los semifinalistas de 1998, con Davor Suker y Robert Prosinecki entre sus estandartes.

En la semifinal disputada en el Stade de France, Croacia se adelantó con un gol de Suker recién comenzado el segundo tiempo, pero el doblete de Thuram aseguró la victoria 2-1 para los anfitriones. Fueron los únicos goles del defensor con la selección.

 COMPARTIR:
COMPARTIR:
  • googleplus
  • linkedin
  • mail
COMENTARIOS


SECCIONES: