Puntos de Vista

Una extraña estrategia “unitaria” dirigida a los críticos republicanos

El magnate de bienes raíces, Donald Trump, continúa en su tour por Estados Unidos buscando “unificar” el Partido Republicano, y el que no esté con él, será destruido políticamente en el proceso. Esta es la estrategia para unificar al partido de Trump, la cual fue desplegada esta semana en el estado de Nuevo México en una de las asambleas políticas en la cual ataco a la gobernadora republicana de ese estado, Susana Martínez.

Susana Martínez es la mujer de origen latino más prominente dentro de la política estadounidense en estos momentos. También es la presidenta de la asociación de gobernadores republicanos, y muy querida en el estado de Nuevo México. Yo, siendo demócrata, no tengo mucho en común con la gobernadora conservadora de ese estado, pero lo que sí tenemos en común es que somos mujeres latinas y estos ataques demonizan a todas las mujeres y especialmente a las latinas.

El señor Trump, mintiéndole a los asistentes de su asamblea política en Alburquerque, afirmó que la gobernadora no estaba haciendo su trabajo. También exclamó que ella había dejado entrar a refugiados de Siria a su estado, algo que es falso. Pero, ¿qué motiva a Donald Trump a atacar a la gobernadora de un estado, mujer y además latina? Todo esto porque ella se negó a apoyarlo, citando grandes preocupaciones sobre su candidatura en reuniones privadas y negándose a asistir a la asamblea de Trump. Como a la mayoría de nuestra comunidad, a la señora Martínez le cayeron muy mal las políticas extremistas de Trump sobre la inmigración y sus ataques a los inmigrantes.  En esto es muy sensata la gobernadora.

Para muchos dentro del Partido Republicano, este comportamiento señala que Donald Trump está mandando un mensaje a todos aquellos que no estén con él: se unen a mí o serán destruidos. Los ataques a la gobernadora de Nuevo México son no solo para ponerla en su lugar, sino también para ponerla como ejemplo. Esta estrategia no le funcionará al magnate.

Algo que no puede ser negado es que Donald Trump tiene muchos críticos, incluso dentro de su partido, pero de todos ellos él eligió poner el ejemplo de la única gobernadora latina de todo el país. Cuestiona su trabajo y miente sobre su record como gobernadora ¿Por qué? ¿Será esta su estrategia para atraer a más latinos al partido?

Ya sabemos que no hay camino a la Casa Blanca sin el voto latino. Algo que debieron de haber aprendido en las elecciones del 2008 y del 2012, en las cuales los candidatos John McCain y Mitt Romney acumularon nada más que el 31% y el 27%, respectivamente. Y perdieron abrumadoramente.

A menudo, la política suele ser un poco sucia pero ante todo debe de haber un nivel de respeto que Trump aparentemente es incapaz de promover. Cuando él ataca a Susana Martínez promueve el racismo y el odio que sus seguidores ya le tienen a nuestra comunidad. Trump comenzó su campaña electoral atacando a los latinos y lo continúa haciendo.

Ya falta poco para que termine la temporada de primarias y les quiero pedir que se inscriban a votar. Solo unidos venceremos a Trump.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *