Puntos de Vista

Una caótica convención republicana

La Convención Republicana en Cleveland que se llevó a cabo esta semana ha sido un verdadero desastre. Lo único que ofreció fue odio e ira, exageraciones, mentiras absolutas, retórica divisiva ¡e incluso plagio! Fue caótico, no ofreció nuevas ideas o detalles de las propuestas de Donald Trump y no sirvieron nada para ayudar a la campaña de Trump para ampliar su atractivo a una franja más grande de votantes, que él necesita desesperadamente para ganar la Casa Blanca.

Los presentadores de cada noche, cuyo objetivo era subrayar temas como ‘Poner a Trabajar a Estados Unidos Otra Vez’, atacaron a la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton, la virtual candidata demócrata, usando la tragedia de Benghazi y el supuesto papel que ella tuvo tras ese ataque terrorista, llamándola una mentirosa y gritando que la encarcelen.

En un discurso emocional, Pat Smith, la madre de una de las víctimas de Benghazi, culpó a Clinton por la muerte de su hijo. Otros también la culparon por la muerte del embajador en Libia, Chris Stevens.

Sin duda, fue un regalo político para la base de Trump y para los que llenaron el estadio. Pero, como siempre, la campaña de Trump estaba funcionando en una zona sin hechos reales. El contenido de las declaraciones no coincidía con la realidad.

Los hechos siguen siendo importantes, por eso vamos a revisarlos: En 2011, Trump expresó su apoyo para que EEUU entre a Libia, saque a Muhamar Gadafi del poder y libere al pueblo de Libia del dictador. Ah, y por cierto, el ahora candidato a la vicepresidencia, Mike Pence, gobernador de Indiana, agradeció a Clinton por entrar a Libia y apoyó esta acción fuertemente, al igual que otros republicanos prominentes como John McCain (Arizona), Marco Rubio (Florida) y Lindsey Graham (Carolina del Sur).

Mientras que el dolor y el rencor de Smith porla muerte de su hijo es genuino, culpar a Clinton personalmente es un error. Múltiples investigaciones de ambos partidos y horas de testimonios en el Congreso sobre lo que sucedió en Benghazi no pudieron encontrar evidencia de infracción o encubrimiento relacionado con esta tragedia.

Además, la familia de Stevens ha dicho que Clinton no tuvo la culpa de su muerte.
El resto de la semana no fue mucho mejor. De hecho, la mayoría de los estadounidenses cree que nuestra política está más dividida que nunca. Y la mayoría de ellos culpan a la retórica de la campaña de Trump.

En uno de los sucesos claves de la semana, el discurso de Melania Trump fue afectado por un plagio. Varias frases claves en su discurso eran idénticos al discurso de Michelle Obama en 2008.

Melania Trump dijo que ella escribió el discurso con muy poca ayuda. En lugar de admitirlo, la campaña de Trump negó que era un plagio, incluso han tratado de culpar a Hillary Clinton. ¡Por Dios! Es una lástima, porque el discurso estuvo bueno y la intención fue humanizar y suavizar el carácter de Trump.

Pero en lugar de ofrecer anécdotas personales reales que le darían una sensación más humana a Trump, estuvo lleno de frases comunes y agradables que ahora sabemos ni siquiera eran de ella.

Así que para los votantes o simpatizantes potenciales que buscan una razón para apoyar a Trump, no la obtuvieron esta semana. ¿Será que las próximas semanas las cosas serán diferentes? Lo dudo.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *