Puntos de Vista

Un paso más hacia la meta de tener una primera Presidenta

Por: María Cardona

El tercer y último debate presidencial que se llevó acabo esta semana entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump pudo haber sido el mejor para el segundo hasta el día de hoy, al menos durante los primeros 30 minutos. Fue cuesta abajo desde ahí, ya que Trump procedió a emitir varias declaraciones extrañas que solidifican la idea de que no está apto para asumir el papel de presidente de los Estados Unidos.

En un momento del debate, el moderador Chris Wallace, de la cadena FOX News, le preguntó a cada candidato si aceptarían los resultados de la elección. Hillary Clinton respondió que lo haría inmediatamente. Donald Trump dijo que tendría que ver. “Voy a mirar en ese momento”, replicó.

Wallace preguntó de nuevo y Trump contestó que nos mantendrá en suspenso y que no se comprometerá a aceptar una pérdida, ya sea la decisión del pueblo estadounidense.

Esa es una declaración que lo descalifica totalmente para ser presidente de Estados Unidos.

¿El no entiende que nuestra democracia se construyó y depende de la transferencia pacífica del poder de un individuo a otro, y/o de un partido a otro, cada cuatro u ocho años, sin problemas, con respeto, y de buena gana? De esa manera fue que nuestros fundadores concibieron a la nación.

Estoy empezando a pensar que Donald Trump está aterrado porque está a punto de ser derrotado por una dama.

Una mujer en realidad. O como Trump lo puso tan elocuente en el debate, “… una mujer repugnante”, refiriéndose a Hillary Clinton, otro comentario que lo descalifica para la presidencia. Esto solidifica la idea en las mentes de la mayoría de los votantes que Trump tiene un patrón de conducta de degradar a las mujeres y devaluarlas.

La inmigración fue otro tema que se discutió candentemente. Trump le hablo a su base –con la ayuda de Clinton- haciendo hincapié en su postura draconiana de construir un muro, pagado por México, y que luego se encargaría del resto, de los millones de inmigrantes indocumentados que viven y trabajan en el país.

Al describir su propia posición de inmigración, Hillary explicó su creencia de que continuaremos dándole la bienvenida a refugiados sin historiales criminales, y que luchara por una reforma migratoria comprensiva con una vía a la ciudadanía manteniendo a las familias unidas.

En defensa de su propia postura sobre la inmigración, Trump dijo “Tenemos algunos hombres (pronunciando en español de manera despectiva) muy malos en este país y se tienen que ir”.

El candidato que insulta a los inmigrantes mexicanos desde el primer día de su campaña, llamándolos violadores y criminales, ahora pronuncia la primera palabra en español de su campaña, ¿para hacer qué? Insultar a los inmigrantes, en específico a los inmigrantes latinos.

¡Gracias señor Trump!

Teniendo en cuenta que sólo hay 17 días hasta las elecciones, Trump necesitaba un golpe mortal o que Hillary se tropezara vergonzosamente, o ambos, con el fin de cambiar fundamentalmente la trayectoria y el impulso de la campaña. No consiguió ninguno de los dos.

Como tal, incluso con un arranque más o menos positivo de Trump, el debate final terminó en jaque mate para Hillary Clinton.

Aunque todo el mundo todavía tiene que salir a votar, la nación está ahora un paso más cerca de dar la bienvenida a nuestra primera Presidenta.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *