Puntos de Vista

Un año de diatribas contra la ciudadanía y la democracia

La semana que viene se cumple un año desde que el magnate de bienes raíces Donald Trump lanzó su candidatura para presidente con un discurso basado en racismo y xenofobia. Trump dijo en ese entonces que los mexicanos que toman la delicada decisión de dejar su país eran nada más que violadores y criminales, proclamando que construiría una pared en la frontera del sur. Un año después, Donald Trump continúa su odisea de inculcar odio contra los mexicanos y los latinos.

En su más reciente episodio de racismo, Donald Trump atacó al juez Gonzalo Curiel, quien preside sobre un caso en el cual Trump está siendo demandado por fraude a través de la universidad que lleva su nombre. Trump sostuvo que el juez Curiel no puede ser imparcial y hacer su trabajo de defender la constitución de los Estados Unidos porque sus padres son de origen mexicano. Algo insólito.

El juez Curiel nació en el estado de Indiana y sus padres llegaron a Estados Unidos en los 1920s, mucho antes que la madre de Donald Trump, quien llegó en los 1930s. Este es un juez que tomó como tarea manejar casos de narcotráfico de alto perfil, poniendo su vida en riesgo por amenazas de muerte.  Fue gracias a él, con la ayuda de las autoridades mexicanas, que se abrieron las puertas para poder empezar a golpear a los carteles. De esta forma es recordado el juez Curiel, no por su patrimonio mexicano.

Aunque el juez Curiel fuera inmigrante o de primera generación, ¿qué importa de donde venga? El juez Curiel, nominado primero por un gobernador republicano y luego por el presidente Obama a ese puesto y confirmado por el Senado de los Estados Unidos, es muy respetado en la comunidad jurídica. Curiel tomó el mismo juramento de defender y proteger la constitución y las leyes de este país que cualquier otro juez.  El ser de patrimonio mexicano no tiene nada que ver.

Pero, este es el candidato que los republicanos eligieron para representarlos en estas elecciones presidenciales. A pesar de que muchos dentro de su partido han repudiado sus comentarios racistas, muchos de ellos todavía planean votar por él. Donald Trump piensa que una persona que no es hombre o caucásico, no puede hacer un buen trabajo. En una entrevista con CNN, Trump exclamó que un juez musulmán tampoco podría ser imparcial por sus políticas en contra de los musulmanes.

¿Será que una jueza tampoco puede ser imparcial en un caso en contra de Trump, ya que él suele llamar cerdos a las mujeres y referirse a ellas como objetos sexuales? ¿Hasta dónde llegará el odio y la división del Sr. Trump? Es obvio que Donald Trump no respeta el sistema de democracia de este país, en el cual todos somos americanos no importa de dónde vinimos. Donald Trump quiere utilizar el racismo y el odio en el corazón de sus seguidores para doblegar el sistema jurídico.

Amigos, estos comentarios de Donald Trump son repugnantes, antiestadounidenses y no tienen ningún lugar en la discusión política. De la única forma que vamos a vencer es asegurándonos que estemos inscritos para votar y que inscribamos a nuestros familiares y vecinos.  ¡Sí se puede!

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *