Puntos de Vista

Tras los ataques terroristas, más racismo e intolerancia

Además de los lamentables ataques terroristas en Bruselas, Bélgica, y el viaje histórico del presidente Obama a Cuba y Argentina, esta semana estuvo llena de acontecimientos, dejando a los candidatos presidenciales con mucho de qué hablar.  La exsecretaria Hillary Clinton tomó de su parte dar un discurso en el cual planteó su plan para combatir el terrorismo, declarando que “tenemos que combatirlos en el aire, tenemos que combatirlos por tierra, y tenemos que combatirlos en el ciberespacio”, y criticando a sus contrincantes republicanos por su ignorancia sobre los problemas que plagan al mundo y como enfrentarnos a ellos.

La exsecretaria se refería a los comentarios llenos de racismo e intolerancia, que al parecer es lo único que sale de la boca de los republicanos. El candidato que lidera en las encuestas republicanas, Donald Trump, después de una terrible recepción en la conferencia del comité de relaciones públicas americano-israelí, le quiere negar la entrada a cualquiera de los más de mil millones 500 mil musulmanes que habitan este planeta. Comentarios que incitan a su base política aunque le hacen un terrible daño a la discusión política que queremos tener.  Pero Donald Trump no es el único.

El senador cubano-estadounidense de Texas y aspirante a la presidencia, Ted Cruz, no se queda atrás cuando se trata de comentarios impropios hacia comunidades minoritarias. Después de los ataques terroristas, el senador Cruz dijo que hay que empoderar a los departamentos de policía para que patrullen más a menudo los vecindarios donde habitan los musulmanes, comparándolo con la estrategia para combatir la violencia entre pandillas. Este tipo de retórica es muy peligrosa ya que la historia nos enseña que sucede cuando cuerpos policiales tienen licencia abierta de discriminar y vigilar a ciertos grupos minoritarios sin tener razón para hacerlo.

Es obvio, basado en lo que dicen y como se comportan, que los candidatos republicanos están muy a gusto al momento de coquetear con ideas totalitarias impulsadas por el miedo y la incertidumbre de los votantes. Todos estamos de acuerdo en decir que la esclavitud, el holocausto y los campamentos de internamiento para los japoneses, entre otros, son marcas negativas en la historia de la humanidad.  Pero muchos empezaron de la misma manera como estos candidatos demonizan a la comunidad musulmana, que no tiene nada que ver en la pelea contra un grupo violento y sin escrúpulos que se esconde detrás de una religión. Un verdadero líder no incita nuestro miedo, lo desvanece con soluciones que nos unan, y no con retórica divisiva.

Desde junio del año pasado, los medios no han parado de criticar a Trump por su retórica racista y más recientemente por provocar violencia entre quienes lo apoyan y aquellos que protestan en sus eventos.  Pero no olvidemos que todos son iguales. Mientras más aprendemos de Ted Cruz y sus ideas totalitarias, podemos ver que no importa quien gane este concurso presidencial de los republicanos, ya que el resultado será el mismo, dejando al Partido Republicano buscando como sobrevivir en una sociedad que no está del lado del
racismo y la intolerancia.

Amigos, todavía hay tiempo de inscribirse para votar. Aunque las opciones del lado republicano sean pésimas, los demócratas tienen a candidatos listos para liderar de una forma inclusiva, inteligente y realista para combatir el terrorismo y los demás problemas que nos enfrentan.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

COMENTARIOS

  1. Pingback: After The Terrorist Attacks, More Racism And Intolerance

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *