Puntos de Vista

Soñadores también merecen gozar de un feliz Año Nuevo

Por: María Cardona

Gracias al presidente, casi 1 millón de inmigrantes jóvenes indocumentados, traídos al país sin culpa propia, pasaron el Año Nuevo sintiendo un miedo, una incertidumbre y una angustia que pocos estadounidenses conocerán o comprenderán.

La dicotomía es sorprendente porque a mediados de 2017, Trump acabó con la Acción Diferida DACA), el programa de la era de Obama para estos jóvenes inmigrantes, conocidos como “Soñadores”, que les permitió quedarse temporalmente y trabajar, estudiar o servir en el ejército hasta que se encuentre una solución permanente para su situación actual ante la inacción del Congreso.

En aquel entonces, Trump prometió que se ocuparía de ellos y que no tenían que preocuparse, algo fácil de decir mientras estos niños están preocupados de que puedan ser deportados en cualquier momento.

Si a Trump no le preocupa el destino de estos jóvenes inmigrantes, debería preocuparse por su destino político y el de su partido, que ya está en peligro en el 2018. Correrán más peligro si no trabaja para lograr una solución justa.

El tweet más reciente de Trump sobre DACA revela este temor. Acusa a los demócratas de “no hacer nada en DACA” y continúa pronosticando que “¡los hispanos se pondrán en contra de los Democratas y comenzarán a ‘enamorarse’ de los republicanos y su presidente!”.

No insultemos la inteligencia del pueblo estadounidense, especialmente los hispanos.

El índice de aprobación actual de Trump entre los latinos sigue siendo lamentablemente baja. Saben quién era el que llamaba a los mexicanos violadores y quién acusó a un juez mexicano-estadounidense de no ser capaz de hacer su trabajo debido a su herencia mexicana.

¿Saben quién quiere librarse de la ciudadanía por nacimiento?, ¿o quién quiere construir un muro de 2.200 kilómetros y hacer que México pague por ello? y ¿quién habla de la amenaza a la seguridad pública de los extranjeros ilegales cuando, de hecho, la población inmigrante comete crímenes en menos cantidades que aquellos nacidos en los Estados Unidos?  El presidente Trump. Y los latinos lo sabemos muy bien.

Los votantes latinos también saben, al igual que la mayoría de los estadounidenses, que más del 80 por ciento de los votantes prefieren dejar que los Soñadores permanezcan en este país legalmente. Sabemos que estos jóvenes inmigrantes contribuyen positivamente a nuestra sociedad, a nuestra economía y que la inmensa mayoría llevan vidas honestas y honorables.

Cada día que pasa sin que ese proyecto de ley sea llamado a votación, Trump y el liderazgo republicano comprueban que están poniendo como prioridad la conveniencia política a corto plazo sobre una solución permanente de sentido común para estos valientes jóvenes inmigrantes.

Esa no es una buena opción para los republicanos, que ya se encuentran en la zona de peligro político en las elecciones de mitad de período de 2018, donde tendrán que apelar a los votantes de las minorías para evitar una paliza.  Cuando ese mismo partido ya tienen una imagen racista, antiinmigrante y xenófoba.

Si Trump y los republicanos apoyan una DREAM Act limpia, que los estadounidenses quieren y los Soñadores merecen, de hecho sería un Feliz Año Nuevo para estos jóvenes inmigrantes. También podría convertirse en un mejor año para los republicanos comparado con su más reciente trayectoria desastrosa.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *