Puntos de Vista

Sólo hay dos opciones para decidir quiénes somos

Por: María Cardona

Ya faltan 11 días para que vayamos a las urnas y votemos para el próximo presidente de Estados Unidos.

Como sabemos, cada elección viene con consecuencias y durante esta temporada mucho está en riesgo para nuestra comunidad si no salimos a votar.

 
En muchos estados, la gente ya ha ejercido su derecho a votar durante los periodos de votación temprana o por correo. Si todavía no has votado, vete a www.iwillvote.com y ten un plan para ti, tu familia, vecinos y amigos.

 
En las últimas dos semanas de la campaña, Hillary Clinton se enfocará en expandir su propuesta de leyes para ayudar a todos los estadounidenses, no solo de los más privilegiados. Como presidenta, Hillary Clinton derrumbará las barreras que impiden a todas las personas de este país alcanzar el Sueño Americano, que todavía está vivo.

 
Por su lado, Donald Trump está perdiendo y lo sabe. En sus asambleas, los medios y cualquiera que lo quiera escuchar, Trump continúa diciendo que va a haber trampa en las elecciones sin ofrecer ninguna prueba. Como está perdiendo, Trump busca atacar a las instituciones del país para que los votantes pierdan la fe en nuestro sistema democrático y no salgan a votar, algo peligrosísimo.

 
La exgobernadora de Arizona, Jan Brewer, la misma responsable por la ley draconiana antiinmigrante SB 1070 del mismo estado, dijo la semana pasada que no hay que preocuparse por la comunidad latina “porque ellos no votan.”

 

¡Qué desprecio!  ¡Vamos a corregirla amigos!

 

Ahora, más que nunca, es importantísimo que demostremos todo lo contrario y salir a votar en números récord, como ya hemos visto en la Florida esta semana.

 
Donald Trump y los republicanos piensan que se van a salir con la suya después de insultar a los inmigrantes, catalogándonos como violadores y criminales. Piensan que van a poder sacar a los más de 11 millones de indocumentados en el país con escuadrones de deportación.

 
Este noviembre tenemos que continuar el trabajo y el legado del presidente Obama con una presidenta Clinton. Ella ha prometido, en sus primeros 100 días como presidenta, hacer realidad una reforma migratoria justa, con paso a la ciudadanía.

 
También colocará jueces en la Corte Suprema, que validen los programas DACA y DAPA empezados por el presidente Obama para ayudar a las personas a salir de las sombras y dejar de temerle a ser deportados.

 
Durante esta campaña, Donald Trump le preguntó a las comunidades minoritarias ¿qué tenemos que perder votando por el?. Ya lo sabemos, estamos en riesgo de perderlo todo.
Con Hillary Clinton también protegeremos el medio ambiente para el futuro de nuestros hijos. Seguiremos teniendo cuidado de salud asequible y con su plan de universidades gratuitas, el peso de préstamos estudiantiles será cosa del pasado.  Donald Trump ofrece todo lo contrario.
Los latinos seremos un gran bloque del electorado y no nos podemos quedar en casa. Es hora de decidir quiénes somos y en qué tipo de país queremos vivir.

 

Tenemos dos opciones: si queremos un país con la visión que ha presentado Hillary Clinton, donde todos trabajamos juntos,  apoyándonos los unos a los otros, para encontrar buenas soluciones; o lo que ofrece Donald Trump: un país dividido, donde marginalizamos a inmigrantes hispanos, musulmanes, afroamericanos, miembros de la comunidad LGBT. Está en nuestras manos, amigos. ¡Sí se puede!

 

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *