Puntos de Vista

Por qué la estrategia de ataques contra Hillary Clinton va camino al fracaso

Hemos visto últimamente que el candidato Donald Trump está atacando personalmente a Hillary Clinton. La estrategia actual es la de etiquetar a Hillary Clinton como una alcahueta de los pecados de su marido, el expresidente Bill Clinton.  No tendrá éxito. Tampoco ganará acusándola de condenar a las mujeres que supuestamente estaban involucradas en las indiscreciones con su marido. Hillary, por el contrario, va a luchar y a ganar, enfocándose en soluciones que ayuden a las mujeres y sus familias a llevar una vida mejor.

En primer lugar, si esas son las piedras que Trump va a lanzar, tiene que salir de su casa de cristal. Las palabras despectivas que Trump ha utilizado para describir a las mujeres son muchas y ya se han utilizado contra él por algunos de sus rivales republicanos durante la primaria. Ellos no tuvieron éxito en vencer al magnate de bienes raíces porque el electorado republicano primario se ve muy diferente a los votantes de la elección general.

Trump empieza con un déficit masivo en los índices de aprobación entre las mujeres –de las cuales el 70% tiene una opinión negativa del Sr. Trump-, y éstas son las mujeres listas para escuchar más sobre la forma en que él denigra, se burla y reduce a las mujeres a simples objetos sexuales.

Si se separan los índices, 92% de las mujeres afroamericanas lo miran negativamente, y llega al 86% en el caso de las latinas, según las encuestas.  Esto indica qué difícil va a ser su rehabilitación entre las votantes mujeres, quienes están más comprometidas y participan más, y que representan el 53% del electorado.

En segundo lugar, cualquier mujer que ha experimentado una infidelidad de su pareja no criticaría a Hillary Clinton tan rápido por querer creerle a su marido o incluso por expresar –en conversaciones privadas- lo que pensaba de estas mujeres acusadas de indiscreciones con su esposo. Después de todo, Hillary es un ser humano, y esto fue un período muy doloroso y desgarrador para ella y su familia.

Ella optó por mantener unida a su familia, una decisión muy personal. La mayoría de las mujeres entienden esa decisión, aunque no fuera la decisión que todas habrían tomado.
También recordemos que es ella la candidata a la presidencia, no su marido. Ella debe ser juzgada por sus propias acciones, su propio récord y sus propias palabras. Se trata de una mujer que ha luchado por las mujeres, los niños y las familias durante tres décadas, mientras que Donald Trump estaba corriendo alrededor de Manhattan para pulir su imagen como un millonario playboy, presentándose en el show de Howard Stern hablando de sus conquistas y de famosas mujeres casadas que lo deseaban, hablando de actos sexuales, enfermedades venéreas y un montón de temas impropios para alguien que se lanza para presidente. ¿Cómo va a criticar a Hillary por querer mantener a su familia unida cuando él se ha casado y divorciado tres veces?

¡Vamos América! ¿Es Donald Trump alguien que queremos en la Casa Blanca? ¿Es Donald Trump alguien que usted quiere como su comandante-en-jefe? ¿Es Donald Trump el ejemplo que le queremos dar a nuestros hijos? Creo que todos sabemos la respuesta a eso.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *