Puntos de Vista

ObamaCare es más popular que los planes para reemplazarlo

Por: María Cardona

El presidente Donald Trump tomó medidas la semana pasada para quitar los subsidios de los seguros médicos que se utilizan para ayudar a los estadounidenses de bajos ingresos a pagar su plan de seguro médico en los intercambios de la Ley de Salud Asequible.

Fue una movida que perjudica a millones de estadounidenses de bajos ingresos. También le da a los estadounidenses otra razón para sacar a los republicanos del poder en las elecciones generales de 2018.

Moralmente, los estadounidenses están disgustados, y los republicanos de sentido común también lo deberían de estar. La senadora Susan Collins (R-Maine) no se anduvo con rodeos cuando dijo que las acciones de Trump perjudicarían directamente a sus electores. Ella no apoya una movida tan insensible, ni debería hacerlo ningún funcionario electo que represente los mejores intereses de sus votantes.

Irónicamente, las intenciones de Trump apuntan directamente a muchos de sus seguidores. Según los informes de prensa, el 70 por ciento de los estadounidenses que se verán directamente afectados, al poner fin a los subsidios, viven en estados que Trump ganó en noviembre.

Muchos de esos ciudadanos están muy preocupados sobre cómo las acciones de Trump afectarán sus primas de seguro, ya que se prevé que éstas aumentarán exponencialmente en los próximos meses.

Según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO), estas acciones harán que las primas se eleven un 20 por ciento e incluso en mayor grado en el año 2020 y aún más allá, aumentando más del 25 por ciento.

También provocaría que el déficit se dispare en 194 mil millones entre 2017 y 2026, porque los mayores subsidios federales tendrían que cubrir los subsidios perdidos de participación en los costos.

Todo esto es considerado un sabotaje al ObamaCare, un programa que hasta ahora había sido capaz de resistir los numerosos ataques emprendidos desde la actual administración.

Trump y muchos republicanos están cubriendo sus esfuerzos al insistir en que simplemente mantienen una promesa de campaña “popular” que los ayudó a salir elegidos.

Lo que no entienden es que pudiera haber sido un eslogan de campaña muy repetido, pero la verdadera realidad es otra. Resulta que el Obamacare es mucho más popular que cualquiera de los planes que los republicanos han propuesto para reemplazarlo.

Existe una razón por la cual los demócratas ahora tienen una ventaja de 11 puntos en la boleta genérica del Congreso. Hay una razón por la cual Emily’s List ahora tiene un récord de 18,000 candidatas mujeres lanzando sus campañas.  La gente está indignada, y apuntan a que los republicanos y Trump rindan cuentas en los escaños en 2018.

Los estadounidenses prefieren que sus líderes trabajen juntos para mantener y fortalecer ObamaCare en lugar de derogarlo o dejarlo morir por miles de recortes.

Si los republicanos en el Congreso no se dan cuenta de que necesitan proteger a los estadounidenses, se encontrarán con un voto masivo en contra de ellos mismos.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *