Puntos de Vista

No es hora de desesperarse. ¡Es hora de luchar!

Ir o no ir a inauguración del nuevo presidente. Esa era la pregunta que muchos demócratas del Congreso se hacían. Pero Trump, su equipo de transición, y los republicanos necesitan grabarse esto en la cabeza: Esto es más que sólo el boicot. Ya sea que vayan o no, los demócratas y los progresistas están firmes en su compromiso de mantener los pies de Trump al fuego, de luchar por las voces de sus constituyentes para que sean escuchadas y para que sus derechos sean respetados.

Hasta el momento, Donald Trump no ha hecho o dicho nada para tranquilizar a la mayoría de los estadounidenses (que no votaron por él), incluyendo más de 78% de los votantes latinos, de que realmente quiere ganar o adquirir su apoyo y respeto y que nadie tiene motivos para temer o estar ansioso ha resultado de su presidencia.

Lastimosamente, hasta ahora la realidad no indica que así será. El 20 de Enero, Trump se convirtió en el primer presidente de no tener a ningún latino en su gabinete desde la administración de Ronald Reagan en los años 80. Esto no es un buen mensaje para la comunidad latina.

Por esta razón y otras, muchos americanos si están ansiosos y temen lo que está por venir bajo la administración de Trump.

Hasta el momento, un número récord de sesenta congresistas han decidido no asistir a esta inauguración, por diversas razones. Todo comenzó cuando Trump atacó al Representante John Lewis (D-GA), un ícono y leyenda para la mayoría de los estadounidenses – un tesoro nacional que lleva las cicatrices de la sangre derramada en nombre de los derechos civiles todos.

El representante Lewis dijo que no consideraba a Trump un presidente legítimo porque ganó las elecciones, no por sus propios méritos, sino porque recibió asistencia de los rusos que ilegalmente hackearon, robaron propiedad privada, la hicieron pública, distribuyeron notas de noticias falsas, todo para derrotar a Hillary Clinton y elevar la candidatura de Trump.

Esto no funcionó para convencer a la mayoría de los estadounidenses de que Trump debería ser presidente, como lo demuestra la victoria de Hillary en el voto popular por alrededor de 3 millones de votos.

La reacción de Trump a todo esto es lo que comenzó a impulsar a tantos demócratas a boicotear su inauguración. Trump descargó algunos tweets desgraciados hacia el Sr. Lewis, acusándolo de ser “puro hablar y no actuar” exclamando que su distrito estaba afectado por la pobreza e infestado de crimen. Mentiras totales por parte del presidente electo.

Esta reacción de Trump va al corazón de por qué la mayoría de los estadounidenses no lo eligieron para ser nuestro Comandante en Jefe. Todavía demuestra que no es apto para el trabajo. Su narcisismo, su ego sensible, y la propensión a twittear primero y hacer preguntas después no son cualidades dignas del líder del mundo libre.

Cuarenta y cuatro hombres han cargado el título de Presidente de EEUU y ninguno ha estado por encima de la constitución o las instituciones de este gran país, Trump no es la excepción. No es hora para desesperarse amigos, es hora de luchar por los derechos y valores que queremos inculcar en nuestros hijos y en nuestro país. A la lucha!

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *