Puntos de Vista

No debemos sacrificar ningún derecho

En el 2013, luego de haber perdido las elecciones, el Partido Republicano ordenó un estudio a fondo sobre qué tenían que mejorar para poder ganar la Casa Blanca. Ya estamos a más de 4 años desde que publicaron esa “autopsia”. A plena vista, parece ser que los republicanos no aprendieron nada de sus errores, sobre todo cuando se trata de los hispanos y minorías y cómo relacionarse mejor con nosotros.  Es más, sus errores han empeorado durante esta elección comparado con lo que hicieron en el 2012.  Se encuentran en gran peligro ya que sin los hispanos no hay camino a la Casa Blanca.

“Si queremos que votantes étnicos minoritarios apoyen a los republicanos, tenemos que hablarles y mostrar nuestra sinceridad”, decía una de las recomendaciones para relacionarse mejor con comunidades de color. Creo que Donald Trump tomó muy en serio la recomendación ya que cada vez que abre la boca nos dice lo que realmente piensa sobre los latinos y otras minorías. No creo que éste sea el tipo de sinceridad de la que hablaba el reporte, aunque a lo mejor es la única sinceridad que puede demostrar el Partido Republicano. Los 11 millones de indocumentados en el país deben ser deportados, según Trump. De nuevo, todo lo contrario a lo que dice su propia autopsia ya que el reporte claramente dice que deben apoyar algún plan de reforma migratoria si quieren el apoyo hispano. El reporte también estipuló que sin el apoyo a una reforma migratoria, el partido estaría en peligro de quedarse solo con los votantes principales que suelen ser personas mayores y más blancos. Si vas a algún evento de Trump, eso es lo único que encontrarás ya que suele expulsar a las minorías de sus eventos por temor a que protesten.

Con respecto a los asuntos sociales que plagan la política estadounidense, como el acceso legal al aborto y el matrimonio igualitario, los republicanos también tienen como recomendación propia que deben ser un poco más abiertos. Si se acuerdan, en las elecciones del 2012 el candidato Mitt Romney entabló una guerra contra las mujeres y sus derechos reproductivos. Si pensaron que algo seria diferente, lamento decirles que no. Justo esta semana, Trump dijo que las mujeres que toman la dolorosa decisión de terminar un embarazo, muchas veces para salvar sus propias vidas, deben ser castigadas. Después dijo que tenemos que castigar a los doctores, algo peligrosísimo para la salud de las mujeres.

Como pueden ver, nada ha cambiado en el Partido Republicano. Continúan su cruzada en contra de los derechos de mujeres, gays, musulmanes, latinos, afroamericanos, y básicamente los derechos de todos los americanos. La constitución asegura muchos derechos, incluyendo el derecho de las mujeres a tomar decisiones propias sobre su cuerpo y el derecho a la expresión. ¿Cuantos derechos más nos piensa quitar Donald Trump en su obsesión a alcanzar la presidencia? ¿Cuántos derechos estamos dispuestos a sacrificar?

Amigos, no tenemos que sacrificar ningún derecho y mucho menos derechos constitucionales. Donald Trump y los republicanos nos quieren intimidar porque nos temen. Todavía tienes tiempo de inscribirte, asegurarte de salir a votar y defender tus derechos y los de tu familia. ¡Sí se puede!

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

COMENTARIOS

  1. Pingback: We Don’t Have To Sacrifice Any Of Our Rights

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *