Puntos de Vista

No a la separación de familias inocentes

Por: María Cardona

Primero vinieron por los musulmanes, y no nos quedamos callados. Ahora, nuestra comunidad está bajo ataque por la administración de Trump, que está cumpliendo con su promesa de deportaciones masivas, y no nos quedaremos callados.

La semana pasada, agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) empezó a hacer cumplir, bajo orden del Presidente, las deportaciones masivas de indocumentados que están en el país. Si recuerdan, Donald Trump prometió enfocarse en personas con historial criminal, y según la misma agencia, de las más de 650 personas detenidas la semana pasada, el 75% encajan en esa descripción. Pero qué pasa con el otro 25 por ciento?

Nadie está en contra de proteger la frontera. Nadie está en contra de encontrar y retirar del país a aquellos que han roto las leyes. En lo que no estamos de acuerdo es en la separación de familias inocentes y sin antecedentes crimínales. Personas que, sin contar que no tienen papeles, obedecen las leyes, pagan impuestos y aun así son castigados por querer ser parte de esta gran sociedad.

Una de las personas que fue detenida en las últimas redadas de ICE fue Daniel Ramírez Medina, un joven de 23 años que está inscrito y protegido de deportación gracias al programa de acción referida del presidente Obama. A pesar de tener permiso para estar y trabajar en el país, Daniel y su hermano, también protegido por DACA, fueron detenidos cuando los agentes entraron a su casa, violando sus derechos. Incluso, al repetirle a los agentes de ICE que tenían permiso para estar en el país, la respuesta fue, “no importa, porque usted no nació en este país”.

Esa no es la forma de tratar a las personas. Trump está rompiendo su promesa a un segmento de la población que cada día se acuestan a dormir con el miedo de que esa noche sea en la cual agentes del gobierno tocarán sus puertas y los deportarán sin importar su estatus legal. Tenemos que dejar de separar a las familias.

Veamos el caso de Jeanette Vizguerra, una madre de 3 niños estadounidenses que está refugiada en una iglesia en la ciudad de Denver. “Hoy no terminará”, exclamó Jeanette tras serle negada el alivio a una deportación.  El espíritu de esta madre lo tenemos que cargar todos hasta que estas injusticias cedan y las personas que quieren aportar a este país tengan la oportunidad de hacerlo bajo la ley.

Llevamos menos de un mes desde que Trump fue inaugurado como presidente y en vez de tener al magnate de negocios y comercio, tenemos a un narcisista egocéntrico que vive del caos que lo rodea. Mentira tras mentira, su administración está creando una realidad alterna que ni ellos mismos la creen.

A pesar de todo esto, la oposición del pueblo ha sido masiva y tenemos que contar las victorias, no importa qué tan pequeñas sean. Recordemos que la orden ilegal e inconstitucional que discrimina a musulmanes fue detenida por la corte del noveno circuito.

Además, detuvimos la nominación de uno de los peores nominados a encabezar el departamento de Trabajo, el cual fue reemplazado por un latino. ¡Por fin! También esta semana, el asesor de seguridad nacional con enlaces a Rusia fue despedido por Trump.

La lucha apenas comienza amigos ¡Adelante!

 

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *