Puntos de Vista

Lo que realmente necesita el dividido país es unidad

Por: María Cardona

Donald Trump, en su discurso al Congreso de Estados Unidos tenía que sorprender. Es un presidente con un índice de aprobación históricamente bajo. Así que sin duda trató de mejorar su imagen, pretendiendo ser alguien diferente esa noche.  Pero no dijo mucho para convencer a la mayoría de los estadounidenses de que gobernaría en el mejor interés de todas las comunidades de Estados Unidos y que unificaría al país.

Comenzó diciendo que “una oleada de optimismo está atravesando nuestro país”.  Pues no en los barrios musulmanes. Ni en las comunidades inmigrantes, multiculturales o latinas. En estas calles, los residentes temen que sus familias sean destrozadas, sus miembros deportados a países que no conocen y los niños forzados a crecer sin padres ni madres.

Trump continuó su draconiana charla de construir el muro y con el ardid de “mantener a Estados Unidos a salvo”, habló de su próxima orden ejecutiva contra los musulmanes, que no parece ser diferente a la primera que fue declarada ilegal, inconstitucional y no estadounidense, gracias a nuestro poder judicial independiente.

Cuando se trataba de la inmigración, los legisladores estaban escuchando con curiosa anticipación ya que durante el día, Trump había indicado que estaba abierto a un compromiso sobre la reforma migratoria que daría a los DREAMers un camino hacia la ciudadanía incluyendo darle a otros inmigrantes indocumentados que han estado aquí por mucho tiempo sin antecedentes criminales un camino a la legalización.

¿Pero lo dijo en su discurso? Por supuesto que no.

¿Qué dijo sobre la ley de Cuidado de Salud Asequible? Bueno, los seguidores de Trump estarán encantados de saber que él está cumpliendo su promesa de deshacerse de ella completamente, recurriendo a exageraciones, mentiras y falsedades que describen la ley como un fracaso total cuando de hecho es lo contrario.

Así que si Trump piensa que los republicanos están dispuestos a quitarle el cuidado de salud a 20 millones de estadounidenses y reemplazarlo con un plan que cubre menos personas, con menos protecciones, menos acceso y haciendo la cobertura menos asequible, debería asistir a una de las asambleas de los legisladores republicanos donde los electores están demandando que se proteja la ley.

Sobre el tema de la delincuencia violenta, Trump habló sobre su visión de distopía –un mundo imaginario-, de la que le encanta hablar al referirse a las ciudades interiores de Estados Unidos. Pintando campos de guerra donde no existen, subrayando un aumento en la tasa de delitos violentos en 2015 (subió un poco pero el crimen violento en general se ha reducido drásticamente a mínimos históricos en las últimas dos décadas).

También representó sólo la mitad del argumento cuando se trata de combatir el crimen. Honró a los hombres y mujeres de la policía igual que lo hacemos todos ya que la gran mayoría de ellos son héroes honorables y valientes. Pero hay policías que deben ser castigados por mal comportamiento que ha llevado a asesinatos injustos de jóvenes afroamericanos y latinos a manos de oficiales de la ley.

¿Qué logró Trump en su discurso? Comprobó que podría aferrarse a un ‘teleprompter’ por una hora. Él demostró que podía leer y pronunciar la palabra “unidad” y no respaldarlo con ninguna política significativa o retórica que pudiera conducir realmente a la unidad de este dividido país.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *